Artículos

Discurso de odio - Historia

Discurso de odio - Historia



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

"Odio" discurso - tipo de discurso que se usa para ofender deliberadamente a un individuo; o grupo racial, étnico, religioso u otro. Dicho discurso generalmente busca condenar o deshumanizar al individuo o grupo; o expresar enojo, odio, violencia o desprecio hacia ellos.

. .



Discurso de odio en los Estados Unidos

Discurso de odio en los Estados Unidos no puede regularse directamente debido al derecho fundamental a la libertad de expresión protegido por la Constitución. [1] Si bien "discurso de odio" no es un término legal en los Estados Unidos, la Corte Suprema de Estados Unidos ha dictaminado repetidamente que la mayor parte de lo que calificaría como discurso de odio en otros países occidentales es libertad de expresión protegida legalmente por la Primera Enmienda. En un caso de la Corte Suprema sobre el tema, Matal v. Tam (2017), los jueces reafirmaron por unanimidad que efectivamente no existe una excepción de "discurso de odio" a los derechos de libertad de expresión protegidos por la Primera Enmienda y que el gobierno de los Estados Unidos no puede discriminar contra discurso sobre la base del punto de vista del hablante. [2]

En los círculos académicos, ha habido un debate sobre la libertad de expresión, el discurso del odio y la legislación sobre el discurso del odio. [3]


Nazis literales

Si bien los casos de libertad de expresión antes de la Segunda Guerra Mundial se relacionaban típicamente con personas con conexiones socialistas que criticaban al estado estadounidense, el uso y el impacto de la propaganda alemana dirigieron la atención del mundo hacia el & # 8220 discurso de odio & # 8221. Alemania abrió el camino, con el objetivo de evitaría cualquier resurgimiento de la ideología nazi, pero Europa occidental seguiría su ejemplo con sus propias Leyes de Relaciones Raciales. Debido a que estas leyes nunca funcionan como se esperaba, el primer hombre que violó tal ley en Inglaterra fue un hombre negro que insultó a un oficial de policía. El fruto de los esfuerzos de Alemania son mujeres como Ursula Haverbeck, de 89 años, encarceladas durante dos años como resultado de negar el holocausto.

A pesar de sus intentos inconsistentes y a veces ilógicos de limitar la crítica socialista al estado, Estados Unidos continuaría su tradición de proteger & # 8220 discurso de odio & # 8221 bajo la Primera Enmienda & # 8211 divergiendo de todos los países industrializados. En la década de 1970, el neonazi literal Frank Collin y su Partido Nacional Socialista de América (NSPA) solicitaron un permiso para realizar una manifestación del poder blanco en los suburbios de North Shore en Chicago. La aldea de Skokie pasaría a aprobar tres ordenanzas que imposibilitarían a la NPSA celebrar sus eventos: A) Una prohibición de uniformes de estilo militar durante las manifestaciones B) una prohibición de la distribución de material que contenga discurso de odio C) un requisito de una fianza de seguro de $ 350,000 para realizar una demostración.

Representado por la ACLU, los intentos de Collin de apelar estos mandamientos judiciales no tuvieron éxito en los tribunales inferiores. Después de nuevos rechazos por parte de la Corte de Apelaciones de Illinois y la Corte Suprema de Illinois, el caso fue llevado a la Corte Suprema. En última instancia, el tribunal rechazó los mandatos judiciales de Skokie & # 8217, dictaminando que las exhibiciones de la esvástica son una forma simbólica de libertad de expresión con derecho a las protecciones de la Primera Enmienda.

Nadine Strossen, una activista estadounidense por las libertades civiles y ex presidenta de la ACLU, calificó el caso como parte del proceso gradual en el siglo XX para fortalecer las protecciones de la Primera Enmienda reducidas por decisiones anteriores. Como dijo el activista, & # 8220Illinois restricciones al discurso de odio & # 8216 de los nazis & # 8217 eran tan amplias que podrían haberse utilizado igualmente para prohibir las manifestaciones de Martin Luther King Jr. en Skokie. & # 8221

Como se indicó en este caso, hay momentos en que el estado lucha por mantener el poder bajo el disfraz de luchar contra la supremacía blanca & # 8211 al igual que una vez usó la raza o el socialismo internacional.


La libertad de expresión frente a la incitación al odio

Todas estas historias tratan sobre lo mismo: ¿qué es la libertad de expresión? ¿Quién decide? ¿Y qué sucede cuando el discurso de una persona ofende a otra?

Como Sam observa en este episodio, esas preguntas son parte de una conversación nacional que suena muy diferente a la izquierda y a la derecha. El nuevo libro de Nadine Strossen intenta disipar los malentendidos de ambos lados. Se llama Odio: por qué deberíamos resistirlo con libertad de expresión, no con censura. Strossen habló con Sam sobre varias noticias recientes con problemas de libertad de expresión y expuso su argumento de por qué la mejor respuesta al discurso de odio es más discurso.

Aspectos destacados de la entrevista

Ex presidenta de la ACLU, Nadine Strossen

Sobre el argumento central de su libro

La forma más eficaz de contrarrestar los posibles efectos negativos del discurso del odio, que transmite opiniones discriminatorias o de odio por motivos de raza, religión, género, etc., no es mediante la censura, sino más bien mediante más discurso. Y esa censura del discurso de odio, sin importar cuán bien intencionada sea, se ha demostrado en todo el mundo y a lo largo de la historia para hacer más daño que bien al promover la igualdad, la dignidad, la inclusión, la diversidad y la armonía social.

Sobre el discurso de odio y por qué es legal (la mayoría de las veces)

Es muy frecuente que funcionarios públicos e incluso abogados digan que "el discurso de odio no es libertad de expresión". ¡Pero eso no es correcto! La Corte Suprema nunca ha creado una categoría de discurso que se defina por su conducta de odio, lo etiquetó como discurso de odio y dijo que está categóricamente excluido por la primera enmienda. El habla no puede ser castigada solo por su odiosa estafa.carpa. Pero cuando vas más allá del contenido y miras el contexto, habla con un mensaje de odio mayo ser castigado, si en un contexto particular causa directamente cierto daño específico, inminente y grave, como una amenaza genuina que signifique infundir un temor razonable en la persona a la que se dirige la amenaza de que va a ser sujeto a la violencia.

Al sentirse físicamente amenazado por un discurso de odio

No solo amenazado. Puede sentirse perturbado emocionalmente. Puede sentir un trauma psíquico, que puede tener manifestaciones fisiológicas. Puedes sentirte silenciado. Todos estos son daños reales que pueden sufrir las personas que son objeto de un discurso de odio no castigable.

[Porque] a pesar de que reconocemos esos daños, al aflojar las restricciones al gobierno para permitirle castigar el discurso debido a esos daños menos tangibles, más especulativos, más indirectos, ese poder de censura hará más daño que bien, precisamente porque el péndulo puede columpio. No hace mucho tiempo, sorprendentemente, fueron los oradores de izquierda, comunistas y socialistas, quienes se mantuvieron alejados de los campus. Y los activistas de los derechos civiles se mantuvieron alejados de muchos campus porque sus ideas ciertamente fueron odiadas, ciertamente consideradas peligrosas e insultantes. Y hoy, hay funcionarios gubernamentales serios que dicen que Black Lives Matter es un grupo de odio.

Los estudiantes se reúnen en respuesta a la elección de Donald Trump en la Universidad de California en Los Ángeles el 10 de noviembre de 2016. Los campus universitarios se han convertido en un punto focal en el debate sobre la libertad de expresión. Frederic J. Brown / AFP / Getty Images ocultar leyenda

Los estudiantes se reúnen en respuesta a la elección de Donald Trump en la Universidad de California en Los Ángeles el 10 de noviembre de 2016. Los campus universitarios se han convertido en un punto focal en el debate sobre la libertad de expresión.

Frederic J. Brown / AFP / Getty Images

Sobre el derecho de las universidades a negarse a permitir un orador controvertido debido a los costos de seguridad

En primer lugar, nadie tiene necesariamente el derecho de hablar en un campus en particular. Los campus pueden establecer reglas de tiempo, lugar y manera neutrales desde el punto de vista para asignar este recurso escaso de la oportunidad de hablar en el campus. De la misma forma que en la ciudad de Nueva York, no se puede obtener automáticamente un permiso de desfile: se otorga por orden de llegada.

Y no se equivoque al respecto, en un caso de la ACLU, me enorgullece decirlo, hace bastantes años, la Corte Suprema sostuvo que imponer costos de seguridad más altos al orador porque el punto de vista se considera más controvertido y, por lo tanto, es más es probable que genere protestas y, por lo tanto, costos de seguridad, que es solo una forma indirecta de discriminar el punto de vista. Y no puedes hacer eso.

Sobre la percepción de la imagen pública de la ACLU cada vez más alineada con la izquierda bajo el presidente Trump

Eso siempre ha sido un error. Las personas tienden a no mirar el principio subyacente, sino que miran a quién es el buey corneado en el caso subyacente. Y la razón por la que atacamos políticas específicas de Trump es que esas políticas específicas violan los principios de las libertades civiles. Hicimos lo mismo con Barack Obama, con Bill Clinton. La ACLU emitirá críticas o elogios sobre una base de tema por tema. Trump, sin duda, como un número récord de temas sobre los que está ganando críticas. Pero no creo que haya un solo funcionario sobre el que no podamos emitir al menos algunos elogios y algunas críticas.

Sobre la defensa de la ACLU de los derechos de expresión de grupos como el KKK y NAMBLA, y si alguna vez fue demasiado para ella

Creo que la que para mí fue la más vil fue la North American Man / Boy Love Association. Eso para mí, están defendiendo lo que veo como una forma de abuso infantil. Pero estoy de acuerdo con la Corte Suprema en que la defensa de conductas ilegales, incluido el abuso infantil, está protegida constitucionalmente. Y la gente puede sorprenderse al escuchar eso. [La Corte Suprema] hizo una distinción entre la defensa de una conducta ilegal versus incitación intencional de conducta ilegal.

Porque si decimos: 'Oh, bueno, la mera defensa en lugar de la incitación intencional será suficiente para este discurso que me resulta particularmente desagradable', bueno, una vez que haces una excepción, no puedes aguantar la línea. Sé que si aflojamos el estándar de lo que se consideraba una defensa que podría ser peligrosa, Black Lives Matter probablemente sería lo primero que estaría en peligro. Así que creo que tienes que mirar el principio abstracto y decirte a ti mismo: eso es lo que estoy defendiendo.

Sobre si la nueva regla de la NFL contra las protestas de los jugadores viola su libertad de expresión

La mayoría de las personas no lo saben y están algo decepcionadas al descubrir que la primera enmienda, con su garantía de libertad de expresión, solo se aplica a los Gobierno. Cualquier entidad del sector privado, incluida una tan poderosa como la NFL, no está limitada por las garantías constitucionales de libertad de expresión. Dicho esto, se puede argumentar que deberían elegir voluntariamente proteger un valor patriótico por excelencia como la libertad de expresión.


Si ha sido acosado en línea, no está solo. Más de la mitad de los estadounidenses dicen haber experimentado el odio

El ciberacoso va en aumento. La Liga Anti-Difamación analiza la epidemia, explicando quién está siendo acosado y por qué motivos. EE.UU. HOY EN DÍA

Acoso. Amenazas físicas. Fanatismo. El odio se ha convertido en una realidad casi inevitable en Internet.

Más de la mitad de los estadounidenses, el 53 por ciento, dicen que fueron objeto de discursos de odio y acoso en 2018. Y el 37 por ciento informó ataques graves, incluido el acoso sexual y el acecho, según una encuesta publicada el miércoles por la Liga Antidifamación, una organización sin fines de lucro que rastrea y combate el antisemitismo. Para un tercio de los estadounidenses, el abuso en línea se produjo en respuesta a su orientación sexual, religión, raza, origen étnico, identidad de género o discapacidad, según la encuesta.

"Esto es una epidemia y ha sido demasiado silencioso", dijo Adam Neufeld, vicepresidente de innovación y estrategia de ADL. "Queríamos comprender su alcance y su impacto".

Una creciente ola de ira tóxica está contaminando las plataformas originalmente diseñadas para fomentar la conexión, la conversación y la comunidad. (Foto: MariuszBlach, Getty Images / iStoc)

Los resultados parecen mostrar un fuerte aumento del 18 por ciento de los estadounidenses que reportaron acoso en línea en una encuesta de 2017 del Pew Research Center, y eso sorprendió a Neufeld.

"Esto fue significativamente peor de lo que esperábamos", dijo.

La encuesta de ADL es la más reciente en capturar una creciente ola de ira tóxica que está traumatizando a los usuarios de Internet y normalizando puntos de vista profundamente ofensivos que de otro modo quedarían relegados a los rincones más oscuros de Internet. Los enjambres de ataques, a menudo anónimos, se alimentan de un clima político tenso y polarizado en el que las publicaciones incendiarias en las redes sociales pueden llamar la atención y propagarse rápidamente.

Las amenazas en línea pueden extenderse a la violencia del mundo real y volverse mortales. Robert Bowers, quien supuestamente mató a 11 personas en una sinagoga de Pittsburgh en 2018, publicaba regularmente propaganda antisemita y neonazi en Gab, una red social frecuentada por extremistas de derecha. César Sayoc, acusado de enviar por correo artefactos explosivos caseros el año pasado a críticos del presidente Donald Trump, hizo repetidas amenazas contra figuras públicas en Twitter.

Más de uno de cada cinco encuestados en la encuesta de ADL informó haber sido objeto de amenazas físicas en línea y casi uno de cada cinco experimentó acoso sexual (18 por ciento), acecho (18 por ciento) o acoso sostenido (17 por ciento).

Algunos de los encuestados dijeron que fueron atacados por su identidad. De aquellos que experimentaron acoso en línea, el 20 por ciento dijo que era el resultado de su identidad de género, el 15 por ciento el resultado de su raza u origen étnico, el 11 por ciento su orientación sexual, el 11 por ciento de religión, el 9 por ciento de ocupación y el 8 por ciento de discapacidad.

Las reverberaciones pueden persistir mucho después de los ataques en línea. El 38 por ciento de las personas encuestadas que experimentaron odio o acoso en línea dijeron que redujeron o cambiaron sus hábitos en línea, mientras que el 18 por ciento intentó comunicarse con la plataforma de redes sociales, el 15 por ciento tomó medidas para protegerse y el 6 por ciento se comunicó con la policía para pedir ayuda. o denunciar el acoso.

Los millones de publicaciones y videos de odio que contaminan sus plataformas representan uno de los desafíos más urgentes para Facebook, Twitter, YouTube de Google y otras empresas de tecnología. Medidas como la contratación de miles de moderadores y la capacitación de software de inteligencia artificial para erradicar el odio y el abuso en línea aún no han resuelto el problema. Los algoritmos todavía tienen dificultades para interpretar con precisión el significado y la intención de las publicaciones en las redes sociales, mientras que los moderadores, cuando revisan las publicaciones, también tropiezan con frecuencia y pierden el contexto y las señales culturales importantes.

La abrumadora mayoría de los que respondieron a la encuesta de ADL, independientemente de su afiliación política y si han sido acosados ​​personalmente, dijeron que quieren que los legisladores y las empresas de tecnología tomen medidas más agresivas para contrarrestar el odio y el acoso en línea y mantener seguros a los usuarios.

Alrededor del 80 por ciento de los encuestados cree que el gobierno debería fortalecer las leyes contra el odio y el acoso en línea y mejorar la capacitación y los recursos para la aplicación de la ley. Tres cuartas partes de ellos quieren que las empresas de tecnología faciliten la denuncia de contenido y comportamiento de odio y el 81% quiere que las empresas proporcionen más formas de filtrar el contenido. La mayoría de los estadounidenses dicen que las empresas de tecnología deberían etiquetar los comentarios y las publicaciones que parecen provenir de cuentas automatizadas o "bots".

"Lo que le da esperanzas a la ADL es que existe una amplia muestra representativa de estadounidenses que quieren lidiar con este problema y quieren una acción real del gobierno y de las empresas de tecnología", dijo Neufeld.

La encuesta ADL de 1,134 estadounidenses fue realizada en diciembre por YouGov, una firma de análisis de datos y opinión pública. Encontró:


Historial de discursos de odio

Una vez que se aceptó la sabiduría de que la mejor manera de producir mejores ciudadanos era criminalizar el discurso, resultó imposible encontrar un punto de parada.

A diferencia de Australia, EE. UU. Tiene una cultura (y protecciones legales) para la libertad de expresión, pero esa cultura que creía que la libertad de expresión era un componente insustituible de una sociedad libre ha cambiado, está cambiando y cambiará más. Y Australia cambiará con eso.

Inmediatamente Siguiendo la decisión tonta de la corte suprema de EE. UU. sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, como un ejemplo, el sitio de noticias de Pensilvania PennLive publicó un editorial que explica que "Como resultado de la decisión del viernes, PennLive / The Patriot-News ya no aceptará, ni imprimirá, cartas al editor en oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo ". Tal oposición se equiparó con "homofobia", que a su vez se equiparó con & # 8220racismo & # 8221.

Lo mejor de la autocensura es que le permite a uno bañarse en un resplandor justo y, al mismo tiempo, ser libre de disfrutar de sus intolerancias y odios privados.

Después de una protesta pública, el periódico abandonó sus fallas, revisó su política y declaró que las cartas sobre el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo se permitirían "por un tiempo limitado". Grandes de ellos.

¿Y qué? Gran cosa, decimos, los medios australianos lo hacen todo el tiempo. La censura autoimpuesta es el resultado natural de la corrección política. Busque en vano en Fairfax y ABC cualquier noticia u opinión que arroje alguna duda sobre la mierda del cambio climático. La BBC británica tiene una política escrita establecida que prohíbe absolutamente la publicación de cualquier cosa por el estilo.

Esa autocensura tiene la triste consecuencia para Australia de que bufones como Turnbull y Shorten, que solo obtienen información de medios que se autocensuran, ignoran asombrosamente los golpes verdaderamente científicos que están aterrizando sobre el cambio climático cada día que pasa. Peor aún, aprueban leyes y roban el erario público en busca de subsidios en esa ignorancia.

Pero en nuestro mundo la censura no solo es autoimpuesta y # 8211 se ha convertido en un delito. Cuando los obispos católicos son objeto de enjuiciamiento por simplemente repetir a sus fieles la posición de la iglesia católica sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, ahora sabemos que los ciudadanos menores tenemos que mantenernos cerrados o enfrentar las consecuencias financieras y de otro tipo.

Europa tiene un problema de libertad de expresión aún peor que el nuestro, y dado que tomamos nuestro liderazgo en este sentido desde Europa en la corrección política, solo podemos esperar que las cosas empeoren aquí & # 8211 sin importar qué idiotas elijamos como Primer Ministro.

Para comprender la situación actual en Europa, tenemos que mirar un poco hacia atrás: -

Después de la Segunda Guerra Mundial, la comunidad internacional se unió y lanzó las Naciones Unidas. Los estados miembros de este organismo recién formado luego redactaron y adoptaron la Declaración Universal de Derechos Humanos no vinculante & # 8211 (los musulmanes no estarían de acuerdo con que fuera vinculante).

Después de eso, hubo una serie de tratados de derechos humanos que fueron vinculante, incluido en 1966 el

1. Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial y la

2. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Durante la redacción de estos tres documentos, el tema de la libertad de expresión se debatió furiosamente. Surgieron dos puntos de vista opuestos. Por un lado, estaban las democracias liberales occidentales —Estados Unidos, Australia, Canadá y Europa occidental, incluida Gran Bretaña— que abogaban por una fuerte protección de la libertad de expresión.

La delegada estadounidense Eleanor Roosevelt, viuda del presidente Franklin Roosevelt, argumentó que las restricciones a la expresión no solo eran innecesarias sino también dañinas, señalando que “cualquier crítica a las autoridades públicas o religiosas podría fácilmente describirse como una incitación al odio y, en consecuencia, prohibida. " Golpea bien con su predicción allí.

La delegada del Reino Unido, Lady Gaitskell, argumentó que la libertad de expresión es "la piedra angular sobre la que se construyeron muchos de los otros derechos humanos". Indiscutible.

Por otro lado, la Unión Soviética y las naciones europeas controladas por Rusia exigieron mayores restricciones a la expresión. El delegado soviético Alexander Bogomolov explicó: “No se puede decir que prohibir la defensa del odio racial, nacional o religioso constituya una violación de la libertad de prensa o de la libertad de expresión. . . La libertad de prensa y la libertad de expresión no pueden servir de pretexto para difundir puntos de vista que envenenan la opinión pública ”. De manera similar, el títere soviético de Checoslovaquia dijo, "no es una prueba de democracia que se permita la existencia de movimientos (léase & # 8220speech & # 8221) dirigidos hacia el odio y la discriminación".

Finalmente, hubo un fuerte énfasis en la libertad de expresión en los documentos, pero las naciones lideradas por los comunistas insertaron con éxito varias restricciones de expresión de gran alcance, incluidas prohibiciones sobre la defensa del "odio".

Aunque las dictaduras socialistas que defendieron con éxito tales restricciones colapsaron con el advenimiento del valiente Lech Walensa y el gran Papa Juan Pablo II, las disposiciones que esas tiranías de izquierda obligaron a seguir permanecen y hoy las naciones europeas que una vez defendieron la libertad de expresión ahora han promulgado leyes nacionales de “incitación al odio” exigidas por los tratados.

No es una coincidencia que el Partido Laborista socialista de Australia y los partidos de izquierda de todo el mundo sean los principales instigadores de la criminalización de la libertad de expresión, como exigían las dictaduras de izquierda. Heredaron la filosofía de las difuntas tiranías & # 8211 y la practican.

Estados Unidos no jugó a la pelota.

Al firmar la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial, Estados Unidos dejó en claro que “la Constitución y las leyes de los Estados Unidos contienen amplias protecciones de la libertad individual de expresión, expresión y asociación. En consecuencia, Estados Unidos no acepta ninguna obligación. . . para restringir esos derechos ".

De manera similar, al firmar el Pacto de Derechos Civiles y Políticos, EE. UU. Insertó una reserva que indica que el tratado “no autoriza ni requiere legislación u otra acción de los Estados Unidos que restrinja el derecho a la libertad de expresión y asociación protegido por la Constitución y leyes de los Estados Unidos ". Australia no incluyó tal salvedad pero firmó por la línea punteada.

Así, mientras Estados Unidos ha defendido sus protecciones constitucionales de libertad de expresión, Australia y Europa han tomado el camino inverso.

Primero se aceptó que el discurso racista era criminal, luego el discurso contra la religión y, en los últimos tiempos, el discurso que es "homofóbico" o "transfóbico". En algunos países, el discurso que se considera sexista también se ha prohibido.

Hoy en día, existen cientos de leyes de expresión penal en Europa. En Austria, por ejemplo, "insultar o menospreciar con la intención de violar la dignidad humana de los demás" conlleva una pena de prisión de dos años. El insulto también es un delito en Alemania. En Grecia, "insultar a Dios en público" conlleva una pena de prisión de dos años, y en Dinamarca, insultar la bandera de las Naciones Unidas (¡¡Naciones Unidas !!) conlleva la misma sentencia. En Hungría, la propia Hungría puede ser víctima de un "discurso de odio": & # 8220 incitar al odio & # 8221 contra la nación húngara conlleva una pena de prisión de tres años.

Existen leyes similares en toda Europa. Estas leyes se utilizan enérgicamente, no contra todo el mundo todo el tiempo, por supuesto, porque controlar el discurso de todo un continente resultaría imposible, especialmente en la era digital. En cambio, estas leyes se dirigen inevitablemente hacia personas que no comparten los puntos de vista del estado sobre temas escogidos políticamente cargados. En Europa, las discusiones sobre inmigración e Islam son de alto riesgo. Y como dejan en claro los siguientes ejemplos, expresar la creencia de que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, o que el sexo debe reservarse para ese matrimonio se está convirtiendo en algo cada vez más peligroso de decir.

En los últimos diez años, la policía ha investigado al menos a cinco obispos católicos por mencionar la homosexualidad durante homilías o entrevistas en periódicos.

En 2007, André-Mutien Léonard, entonces obispo de Namur (y ahora arzobispo de Bélgica) dijo en una entrevista a un periódico que el matrimonio es "por definición, una unión estable entre un hombre y una mujer" y que la homosexualidad es "anormal".

En 2012, el obispo Juan Antonio Reig Plà predicó, en la iglesia, una homilía de Viernes Santo en España que mencionaba la homosexualidad. Las denuncias penales alegaron que el obispo había "incitado a la discriminación y al odio".

En 2014, un fiscal español acordó investigar al cardenal Fernando Sebastián Aguilar después de que calificara a la homosexualidad como una "forma defectuosa de expresar la sexualidad". Misma razón & # 8211 discurso de odio.

Y en 2015, se presentó una denuncia penal contra el obispo Vitus Huonder, obispo católico de la ciudad de Chur, Suiza, por citando pasajes de la Biblia del Antiguo Testamento durante una conferencia sobre el matrimonio y la familia. Hacerlo & # 8220 incitó a la gente a la violencia & # 8221, dijeron los querellantes.

Los predicadores callejeros evangélicos de Gran Bretaña también son objetivos habituales. En 2008, Anthony Rollins fue arrestado por predicar que la conducta homosexual es moralmente incorrecta después de que un transeúnte escuchó sus comentarios y llamó a la policía. Rollins estuvo recluido en una celda de la policía durante más de tres horas antes de ser liberado. En 2010, Dale McAlpine fue arrestado después de decirle a un oficial de policía que "la Biblia dice que la homosexualidad es un pecado". McAlpine fue llevado en una camioneta antidisturbios y, después de siete horas en una celda de la policía, fue acusado de usar "palabras o comportamientos amenazantes, abusivos o insultantes que pueden causar acoso, alarma o angustia".

Nunca adivinarías quiénes eran los que se quejaban.

En 2011, la policía acusó a John Craven, de 57 años, de un delito penal después de que dos adolescentes homosexuales se le acercaran y le preguntaran qué pensaba de la homosexualidad. Craven citó la Biblia y dijo que "aunque Dios odia el pecado, ama al pecador". Los homosexuales le dijeron a la policía que se sintieron insultados por esta respuesta y Craven fue arrestado. Estuvo detenido durante más de diecinueve horas antes de ser liberado sin cargos.

En 2014, Tony Miano, estuvo detenido alrededor de seis horas, le tomaron las huellas dactilares y el ADN y le preguntaron sobre qué pensamiento, después de pronunciar un discurso en una calle de Londres. Después de que las imágenes de video revelaron que las acusaciones de homosexualidad contra Miano eran solo mentiras sangrientas, fue liberado. Después de su liberación, dijo que estaba asombrado de que ahora fuera posible "en el país que elaboró ​​la Carta Magna" que las personas fueran arrestadas por lo que dicen. Es una suerte para él que no haya sido arrestado nuevamente.

La gran mayoría de los casos de "incitación al odio" en Europa no llegan a ninguna parte. De hecho, en los ejemplos anteriores, Rollins, McAlpine y Craven demandaron con éxito a la policía por arresto injusto.

Por lo tanto, si se sugiere que hay poco de qué preocuparse y que la libertad de expresión gana al final, tal respuesta no tiene sentido. El grave peligro de las leyes europeas sobre el discurso del odio no radica en las condenas exitosas, sino en la cultura de censura que crean las leyes: una cultura en la que la frase "no se puede decir eso" es un lugar común, donde los ciudadanos no conocen la línea divisoria entre permitido y no permitido, donde todos sienten que están caminando sobre cáscaras de huevo.

¿Qué más se puede pensar cuando dos jueces del Tribunal Europeo de Derechos Humanos opinaron recientemente en un caso que involucraba folletos & # 8220anti-gay & # 8221, "las opiniones extremistas pueden causar mucho más daño que las restricciones a la libertad de expresión". Este es el mantra que Australia está condenada a seguir mientras Gillard y Rudd dirigían el barco del estado como un par de monos borrachos, querían licenciar blogs (el informe Finklestein). Cualquier & # 8220 discurso de odio & # 8221 y perdió su licencia para operar un blog.

El derecho penal desempeña un papel importante a la hora de señalar la diferencia entre comportamiento aceptable e inaceptable. Por lo tanto, no es sorprendente que un continente que ha abrazado la censura criminal también haya visto surgir una cultura de censura.

En las universidades, los futuros líderes están adoptando voluntariamente una serie de medidas de autocensura que incluyen "advertencias de activación", "códigos de habla", "zonas de libertad de expresión", "espacios seguros" y "no plataformas". Muchos de estos se dirigen específicamente a quienes creen en el matrimonio tradicional. Los académicos en los EE. UU. Están pidiendo regulaciones de "discurso de odio" que eludirían la Primera Enmienda. Se acosa a los empleados por discutir en privado sus puntos de vista sobre el matrimonio y la sexualidad. Los soldados han sido castigados incluso por negarse a expresar una opinión de una forma u otra.

La autocensura es el camino a seguir. A los centros australianos del izquierdismo les encanta.

¿No lo crees? Espere a que comience nuestro debate sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y el ataque de la palabra & # 8216bigot & # 8217.


Discurso de odio en línea

Internet revolucionó la forma en que las personas comparten información y se comunican entre sí. Pero al proporcionar un foro abierto para que las personas se comuniquen entre sí, Internet también allanó el camino para el discurso que generalmente está reservado para los márgenes de la sociedad. Racistas, misóginos, xenófobos y terroristas han utilizado la Web como un refugio para comunicar sus puntos de vista nocivos, acosar a otros e incluso planear actos nefastos.

Algunos sitios web niegan que haya ocurrido el Holocausto. Otros promueven la paliza a gays y lesbianas. Otros más se lamentan contra los musulmanes y el Islam en los Estados Unidos, o son anticristianos. Las elecciones de 2016 arrojaron luz sobre el grado en que las "noticias falsas" se habían infiltrado en la sociedad, lo que resultó en incidentes como un hombre armado con un rifle de asalto que ingresó a una pizzería familiar debido a informes falsos que había leído en línea sobre el incidente de "Pizzagate". Muchos de estos sitios se dirigen a los jóvenes y buscan promover sus ideologías de odio.

"Desde el acoso cibernético hasta el uso de Internet por parte de terroristas para reclutar e incitar, el discurso de odio en Internet es un problema grave", dijo Christopher Wolf, ex presidente inmediato de la Red Internacional contra el Odio Cibernético, en una entrevista por correo electrónico. “Los crímenes de odio más notorios de los últimos tiempos, como el tiroteo en el Museo del Holocausto (en Washington, DC), fueron cometidos por personas que utilizaron Internet para difundir el odio y recibir el refuerzo de personas que odiaban de ideas afines, que hacían que el odio pareciera normal. y aceptable ".

Algunos sostienen que el discurso de odio infringe la garantía de la 14ª Enmienda de igual protección ante la ley. Alexander Tsesis, por ejemplo, escribió en un artículo de 2009 que "el discurso de odio es una forma de comunicación amenazante que es contraria a los principios democráticos". 1

Sin embargo, la Primera Enmienda brinda una amplia protección a las expresiones ofensivas, repugnantes y de odio. El discurso político recibe la mayor protección bajo la Primera Enmienda, y la discriminación contra los puntos de vista va en contra de los principios de la libertad de expresión. Gran parte del discurso de odio se considera político, incluso si está equivocado. Las regulaciones contra el discurso de odio a veces se imponen porque el gobierno (a cualquier nivel) no está de acuerdo con las opiniones expresadas. Es posible que tales restricciones no sobrevivan al escrutinio constitucional en los tribunales.

Además, la Corte Suprema de Estados Unidos en Reno contra ACLU (1997) señaló (aunque en un contexto sin discurso de odio) que Internet tiene derecho al nivel más alto de protección de la Primera Enmienda, similar al medio impreso. En otras palabras, el discurso de odio en línea recibe tanta protección como un folleto de discurso de odio distribuido por el Ku Klux Klan.

Dados estos factores (alta protección para el discurso político, hostilidad hacia la discriminación por puntos de vista y gran solicitud por el discurso en línea), gran parte del discurso del odio está protegido. Sin embargo, a pesar de su texto - "El Congreso no promulgará ninguna ley ... que restrinja la libertad de expresión" - la Primera Enmienda no salvaguarda todas las formas de expresión.

CATEGORÍAS NO PROTEGIDAS

A menos que el discurso de odio en línea cruce la línea hacia la incitación a una acción ilegal inminente o amenazas verdaderas, el discurso recibe protección bajo la Primera Enmienda.

INCITOS A UNA ACCIÓN INMINENTE SIN LEY

En Brandeburgo contra Ohio (1969), the Supreme Court said that “the constitutional guarantees of free speech and free press do not permit a State to forbid or proscribe advocacy of the use of force or of law violation except where such advocacy is directed to inciting or producing imminent lawless action and is likely to incite or produce such action.”

Most online hate speech will not cross into the unprotected category of incitement to imminent lawless action because it will not meet the imminence requirement. A message of hate on the Internet may lead to unlawful action at some indefinite time in the future — but that possibility is not enough to meet the highly speech-protective test in Brandenburg.

For this reason, some legal commentators have urged that the Brandenburg standard be modified with respect to online hate speech. One commentator wrote in 2002: “New standards are needed to address the growing plague of Internet speech that plants the seeds of hatred, by combining information and incitement that ultimately enables others to commit violence.” 2

Another agreed, writing: “Although Brandenburg may be suitable for the traditional media outlets, which were well-established when it was decided, Internet speech and many unforeseen changes have made such a standard outdated.” 3 Still another called for a revised imminence requirement in Internet hate-speech cases to update Brandenburg and make it applicable online. 4

TRUE THREATS

Some online hate speech could fall into the unprotected category of true threats. The First Amendment does not protect an individual who posts online “I am going to kill you” about a specific individual. The Supreme Court explained the definition of true threats in Virginia v. Black (2003) — in which it upheld most of a Virginia cross-burning statute — this way:

“‘True threats’ encompass those statements where the speaker means to communicate a serious expression of an intent to commit an act of unlawful violence to a particular individual or group of individuals. The speaker need not actually intend to carry out the threat. Rather, a prohibition on true threats protect(s) individuals from the fear of violence and from the disruption that fear engenders, in addition to protecting people from the possibility that the threatened violence will occur.”

The Court in Virginia v. Black reasoned that crosses burned with an intent to intimidate others could constitutionally be barred as provided in the Virginia law. (But the Court did strike down a part of the law that said there was a presumption that all cross-burnings were done with an intent to intimidate for instance, in the consolidated cases the Court considered, one involved a cross-burning with a property owner’s permission.) Thus, online hate speech meant to communicate a “serious expression of an intent” to commit violence and intimidate others likely would not receive First Amendment protection.

A few cases have applied the true-threat standard to online speech. En Planned Parenthood v. American Coalition of Life Activists (2002), the 9th U.S. Circuit Court of Appeals held that some vigorous anti-abortion speech — including a Web site called the Nuremberg Files that listed the names and addresses of abortion providers who should be tried for “crimes against humanity” — could qualify as a true threat. The 9th Circuit emphasized that “the names of abortion providers who have been murdered because of their activities are lined through in black, while names of those who have been wounded are highlighted in grey.”

Similarly, the 5th U.S. Circuit Court of Appeals ruled in U.S. v. Morales (2001) that an 18-year-old high school student made true threats when he wrote in an Internet chat room that he planned to kill other students at his school.

Even in the speech-restrictive world of the military, the U.S. Court of Appeals for the Armed Forces ruled in United States v. Wilcox (2008) that a member of the military could not be punished under the Uniform Code for Military Justice for posting racially offensive and hateful remarks he made over the Internet about white supremacy. The court wrote that the service member’s “various communications on the Internet … are not criminal in the civilian world … [and] did not constitute unprotected ‘dangerous speech’ under the circumstances of this case. No evidence was admitted that showed the communications either ‘interfere[d] with or prevent[ed] the orderly accomplishment of the mission,’ or ‘present[ed] a clear danger to loyalty, discipline, mission, or morale of the troops.’”

Social Media and the Reasonable Person Standard

The Supreme Court turned their eyes towards social media to determine whether speech online could constitute a threat in Elonis v. United States (2015). The case involved an individual that posted rap lyrics on his Facebook page in which he threatened to kill his ex-wife. He was charged for conveying threats across state lines.

When the case arrived to the Supreme Court, the case revolved around determining whether a post on social media crossed into the realm of the True Threat standard. The Court chose to apply a reasonable person standard to determine whether the threshold had been met. They ultimately ruled that a reasonable person would not have found the rap lyrics to be a true threat, and reversed the decision.

Since the Supreme Court decision, there have been cases filed when children have used things like bomb emojis and have faced penalties. The Supreme Court choosing to apply a reasonable person standard will likely guide these cases moving forward.

CONCLUSION

If hateful Internet communications do not cross the line into incitement to imminent lawless action or a true threat, they receive First Amendment protection. The First Amendment distinguishes the United States from other countries. Alan Brownstein and Leslie Gielow Jacobs, in their book Global Issues in Freedom of Speech and Religion, write that the U.S. is a “free[-]speech outlier in the arena of hate speech.” Many other countries criminalize online hate speech.

With social media and the Internet increasingly resulting in real world acts of violence, and as a recruiting tool for terrorists, it is likely the law will change to address the changing times.

Wolf, chair of the Anti-Defamation League’s Internet Task Force, said much could be done to counter online hate speech besides criminalizing it. “There is a wide range of things to be done, consistent with the First Amendment, including shining the light on hate and exposing the lies underlying hate and teaching tolerance and diversity to young people and future generations,” he said. “Counter-speech is a potent weapon.”

With where the law currently stands, hate speech is protected so long as it stays in the realm of just speech. The great Supreme Court Justice Oliver Wendell Holmes wrote that “if there is any principle of the Constitution that more imperatively calls for attachment than any other, it is the principle of free thought—not free thought for those who agree with us but freedom for the thought that we hate.” The Constitution ensures freedom of speech for all by fighting to protect even the most vile speech of all.

Notas

1 Alexander Tsesis, “Dignity and Speech: The Regulation of Hate Speech in a Democracy,” 44 Wake Forest L. Rev. 497, 502 (2009).

2 Tiffany Kamasara, “Planting the Seeds of Hatred: Why Imminence Should No Longer Be Required to Impose Liability on Internet Communications,” 29 Capital University L. Rev. 835, 837 (2002).

3 Jennifer L. Brenner, “True Threats — A More Appropriate Standard for Analyzing First Amendment Protection and Free Speech When Violence is Perpetrated over the Internet,” 78 North Dakota L. Rev. 753, 783 (2002).

4 John P. Cronan, “The Next Challenge for the First Amendment: The Framework for an Internet Incitement Standard,” 51 Catholic University L. Rev. 425 (2002).


History Teaches Us That Hate Speech Always Leads To Violence

Words really do kill, as do the ideas behind them. Yes, words can heal, soothe, and inspire. But just as much, they lead to lasting harm.

Many of us learned in high school history that a pamphlet by Thomas Paine, Common Sense, impelled thirteen colonies to seek independence. In the next century, Harriet Beecher Stowe wrote a book, Uncle Tom’s Cabin, and galvanized the North to grasp the horror of slavery. These writings led to war, but they also led to greater freedom.

On the other hand, we have the speeches of Adolph Hitler. These, too, galvanized a nation. As we know, they led to one of the largest genocides known to history.

In 1927 Nuremberg, Hitler enumerated the problems Germany faced. He did not call for mass murder. At least, not then. He did rail against immigrants. Germany lacked space and jobs for Germans. They could not countenance immigration. Further, immigration diluted the “pure blood” of a nation: “A people that has the best blood but does not understand it, squandering it, receives no protection from its lasting value.”

We’re building a community and want you to be part of it.

Hitler described three components of power: geographic space for a large population drive to self-assertion, and as mentioned above “race.” Today we look at race as skin color. ‘This understanding itself is flawed, but that would be an entirely different topic. Hitler looked far beyond skin color and into culture. Place of origin didn’t count. Jews, Romani, other minorities stood apart from “real Germans,’ no matter how many generations were born there.

In this speech, he finally got around to his fear of globalism. First, Hitler pointed out that “this large international power organizes its terror groups by appealing to their lower instincts, but also reduces their potential resistance through intellectual influence.” That sentence doesn’t make sense, but it was his build-up to the arch-villains of internationalism: Jews.

Hitler’s plan to exterminate Jews developed incrementally after this speech. But we see the building blocks of the Nazis, including national expansion and acquisition of land: need for space, jobs for “real” Germans, no immigration, no globalism, and most of all, the danger posed by the Jews. He also railed against false news reports accusing him of military aggression, even though he was in the midst of well-documented military aggression .

This is not to compare the third Reich to the present administration. Not yet.However our nation must be alert to the danger signs. It’s questionable whether in 1927 Hitler knew that within a decade, these tenets would lead him to attempt the conquest of Europe and to become the worst mass murderer in history. However, that was the logical outcome of his ideas in 1927.

Let’s fast forward to the recent massacre at the Wal-Mart in El Paso, Texas. The shooter left an online screed of his main “complaints.” They mostly centered on immigration and the “Hispanic invasion of Texas.”

Forget the fact that Texas began its history as part of Spain. Latinos were there well ahead of Europeans. The shooter worried that immigrants would take jobs. It didn’t matter that these immigrants took jobs no one else wanted. He did not expect their children to settle for the same. Then they’d come for “our” jobs. The shooter also ranted about race-mixing, long the battle cry of the Jim Crow South who feared coming mongrelization of the races. For most of American history, this was code for: we cannot treat people of color as equals. And people of color were — and still are — seen as less than human.

Hitler used terms of dehumanization. Jews and anyone on his hit list were: vermin, insects, animals. And invaders. And who isn’t afraid of a coming invasion?

The El Paso shooter used the term invasion six times in his short manifesto. Not so coincidentally, that term is frequently used politically and by right wing media to refer to immigrants and asylum seekers. Therefore, instead of seeing through a compassionate lens, we react in fear, anger, and hatred,

Right-wing platforms often refer to the loss of the great American culture. But what is that culture? American culture has evolved and changed over the centuries. Further, hate-filled ideology was once confined to the margins of society, but now it is part of the mainstream.

We hear this theme from the President: invasions by less than human marauders who should go back to their countries of origin, no matter where they were born, In once speech, Mr. Trump seemed to laugh about shooting them as a solution.

Hate crimes and attempted hate crimes did not stop with the El Paso massacre. Others were emboldened. The day after the El Paso shooting, the Florida Department of Law Enforcement arrested a man named Richard Clayton. Clayton also thought Wal-Mart was ripe for shooting. He posted: “3 more days of probation left, then I get my AR-15 back. Don’t go to Wal Mart next week.” Clayton does follow white supremacist ideology. Charges included making written threats to kill or do bodily harm. Hopefully, he will not get his gun back.

The there’s Eric Lin from Maryland. He loved and admired Adolf Hitler. He was arrested for sending a Miami Hispanic woman a long string of threats. And for paying someone to “beat her up.” Lin wanted to follow up by killing every Hispanic person in Orlando. He said: “I thank God every day Donald John Trump is President and that he will launch a Racial War and Crusade to keep the Niggers, Spics, and Muslims and any dangerous non-White or Ethnically foreign group ‘In Line.’ By ‘In Line” it is meant that they will either be sent to ‘Concentration Camps’ or dealt with Ruthlessly and vigorously by the United States Military.”

And there’s James Patrick Reardon of Ohio for threatening to shoot up a Jewish community. Center in Youngstown, Ohio.

The arrests pour in, but not everyone gets caught. All of these are aggravated by toxic, inflammatory speech.

The biographer Ron Chernow quoted George Washington as saying on April 18, 1783, at the end of the American Revolution: “…in erecting this stupendous fabric of freedom… and establishing an asylum for the poor and oppressed of all nations and religions.” (Chernow, Ron. Washington, A Life. P 439.)

Despite the statements of some of our leaders to the contrary, this has always been the great, inspiring foundation of our country. We dare not be led astray by white nationalism, harsh anti-immigration rhetoric, and policies, mislabeling real information as fake news, let alone demonization of alguna group.

We are part of the greatest experiment on earth: American democracy was founded on the noblest ideals and aspirations. Our history has been one of turning those ideals into reality. We dare not let up our guard now.

Rantt Media is independently-owned and completely ad-free. If you like the work we do, sign up for our daily newsletter and join our community newsroom where you can talk news with our team and other like-minded individuals:


The Internet, Hate Speech And Politics

Free speech is at the foundation of our liberties. And throughout history, we’ve argued passionately about issues, believes, ideas, and policies. It’s not always pretty - but the right to say what we believe, and to publish those beliefs has been an essential part of liberty.

In this past year, something changed.

Free speech morphed into hateful speech. Vile, angry, threatening, racist, misogynist epithets fired like weapons at political opponents. And, thanks to the remarkable power of the internet - much of those word-weapons were fired anonymously.

If I were to post a threat to the President, or before the election to a presidential candidate, and sign my name that threat would be taken seriously. It would involve law enforcement. And yet - just one day before the election I watched Hillary Clinton live on YouTube, and next to her a stream of anonymous comments that included threats of rape, murder, and lynching. Threats that encouraged violence. Each of them from anonymous we commenters. The Electronic Frontier Foundation - EFF - makes a strong case for the essential importance of anonymity.

"Many people don't want the things they say online to be connected with their offline identities. They may be concerned about political or economic retribution, harassment, or even threats to their lives. The Supreme Court has ruled repeatedly that the right to anonymous free speech is protected by the First Amendment. A frequently cited 1995 Supreme Court ruling in McIntyre v. Ohio Elections Commission reads:

Anonymity is a shield from the tyranny of the majority. . . . It thus exemplifies the purpose behind the Bill of Rights and of the First Amendment in particular: to protect unpopular individuals from retaliation . . . at the hand of an intolerant society."

So the question is - where is the line between the constitutionally protected anonymity and the now visible costs and dangers of hate speech without attribution?

Kinston, N.C - (Photo by Sara D. Davis/Getty Images)

Is cyberbullying, trolling, and hateful rhetoric the dark side of free speech?

Steve Burgess of Burgess Forensics says there are a few types of expression that are not protected and may even be considered illegal by the government. Entre ellos:

  • Incitement. Often spoken of as “inciting to riot” – is speech that is not protected if it advocates for generating and is likely to produce ‘imminent lawless action.’
  • Fighting words. Speech that is personally abusive to an individual and likely to induce physical retaliation (i.e., start a fight) is not protected.
  • Defamation, or libel, is not protected. These are intentionally false statements spoken or written in public that cause injury to an individual.
  • harassment, the act of systematic and/or continued unwanted and annoying actions of one party or a group, including threats and demands is not protected.
  • Threats to inflict great bodily harm or death would be illegal if the person has an apparent ability to carry out the action.

The web has made anonymous hate speech easy to publish, and hard to legislate. With the election as a primary example, we find speakers emboldened to engage anonymously in statements that encourage violent acts, threaten others, and make public violent anti-social thoughts or feelings without fear of retribution.

As Burgess suggests: “When anonymous there is little chance of social norms checking such behavior through public ostracism or social shame – both mechanisms that commonly keep otherwise objectionable behavior in check.”

So - what’s the solution? Limit free speech or accept this new base level standard of public discourse?

So what about Reddit, which is known to be home to the alt-right nationalist movement? Alexis Ohanian the co-CEO told Telegraph.co.uk “Reddit offers the opportunity for us as humans to connect on a much deeper, broader level because users have an alter ego and aren’t tied to a social network of friends with whom they want to share how perfect their lives are”. Simply put - Ohanian sees Reddit’s anonymous posting as taking on Facebook.

And Facebook, which critics say was at least partially responsible for hate speech and ‘fake news’ took little responsibility for Facebook’s role in the outcome.

Stephen Bannon, a Trump Senior Advisor, told Bloomberg: “I wouldn’t have come aboard, even for Trump, if I hadn’t known they were building this massive Facebook and data engine,” said Bannon, who also heads the right-wing media site, Breitbart. “Facebook is what propelled Breitbart to a massive audience. We know its power.”

But Zuckerberg disagreed, speaking at the Technonomy conference he said “Personally I think the idea that fake news on Facebook, which is a very small amount of the content, influenced the election in any way—I think is a pretty crazy idea,” Zuckerberg said two days after the election. “Voters make decisions based on their lived experience.”

But the fact remains Facebook’s News Feed algorithm fuels the problems in other ways. Nearly half of Americans (44%) get their news through the site according to Pew Research.

A former Facebook engineer wrote this week - on Facebook - “News feed optimizes for engagement. As we’ve learned in this election, bullshit is highly engaging.”

So what is there to do? Can free speech existing without giving hate speech unlimited access to our now prevalent and powerful social media?

Chris Anderson, the Curator of the TED Conferences and TED Talks - has a unique take on this. He’s come up with a way to embrace anonymous speech in TED Talks, without embracing the wide-open nature of anonymous publishing that leads to some of the hateful and irresponsible speech we’re hearing now. Through a partnership with Audible, he’s created a platform for TED Talks to be given anonymously. Here’s how he explains it:

"We’ve made it our mission at TED to track down a special breed of under-celebrated hero: People who have knowledge that matters. We find them, and invite them to share their knowledge on a global platform that gets billions of views. But what if that exposure — the very spotlight that until now has defined the TED Talk experience was actually the reason some people chose not to submit their ideas? How many people have an important message but refrain from “going public” out of fear of losing their jobs or hurting loved ones?"

TED talks will, therefore, be curated, anonymous but reviewed for accuracy, honesty, and truth. It’s a powerful way to embrace openness and take responsibility for the power of the TED platform.

Facebook, Twitter, Reddit, SnapChat and Instagram all need to figure out how the broader public good lies in terms of their responsibility. One thing is certain, after this year's election Social Media, Truth, and Hate Speech will most certainly be part of our nation’s news diet, and how we engage and respond to public policy.


Racism Index shows 15-fold increase in online hate speech directed at Palestinians and Arabs

Journalists gather around two Arab-Israeli MPs (Knesset members) outside Damascus Gate in Jerusalem’s Old City, 15 June 2021, ahead of an Israeli ultranationalist march, MENAHEM KAHANA/AFP via Getty Images

In its recent Index of Racism report, the Arab Center for the Advancement of Social Media (7amleh) documented a staggering 15-fold increase in violent online speech against Palestinians and Arabs in May 2021, compared to the same time period in 2020, spurred by Israel's recent aggression.

This statement was originally published on 7amleh.org on 15 June 2021.

7amleh published the findings of the Index of Racism, Hatred and Incitement against Arabs and Palestinians. It was shared online in Hebrew from the 6th to the 21st May 2021, particularly at the height of the last Israeli aggression on Palestinians, which included a series of violations that extended to the digital realm and threatened the digital rights of Palestinians. The findings show a 15-fold increase in violent speech compared to the same time period last year.

The findings also show that there were 183,000 conversations that included racism, insults or incitement against Arabs, out of 1,090,000 conversations the report monitored, which addressed Arabs and Palestinians generally on the internet. 29% of such speech incited violence, while 31% included insults against Arabs and Palestinians, and 40% included racist conversations against Palestinians and Arabs. As for the types of violent speech, 76% was posted in relation to “security and military” events, while 11% was political, mostly targeting Arab members of the Knesset in relation to forming a new government that would rely on Arab parties, and 5% was economic, mainly calling for the boycott of Palestinians and Arabs. According to the Index, Twitter was found to be the most “violent” platform in terms of speech, witnessing around 85% of such content.

The Index of Racism and Incitement on the internet, is a report that monitors overlaps in the use of labels and words that are racist against Arabs and Palestinians. The center conducted this report in this specific period, due to the dramatic increase in both attacks against Palestinian content, as well as Israeli incitement and violent speech on the digital space.


Ver el vídeo: Hasia Diner. The History of Hate Speech (Agosto 2022).