Artículos

¿Cuál fue la base económica de Berlín Occidental?

¿Cuál fue la base económica de Berlín Occidental?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Desde la década de 1950 hasta 1989, Berlín Occidental estuvo física y económicamente aislada del campo circundante. Desde la Segunda Guerra Mundial, había perdido las funciones de servicio del gobierno que ayudan a impulsar la economía de una capital. Y no se sentó exactamente en una encrucijada comercial, ya que el transporte a través del país circundante del bloque del este era engorroso y estaba sujeto a una interferencia impredecible de las autoridades de la RDA y la Unión Soviética.

Sin embargo, la ciudad no se despobló, a pesar de que sus habitantes eran libres de trasladarse a Occidente en busca de trabajo en el Wirtschaftswunder.

¿De qué vivía toda esa gente? (Muchos de ellos, por supuesto, se estaban prestando servicios entre sí, pero en algún lugar debe haber habido una entrada de dinero en la economía). Por ejemplo, ¿tenían una industria manufacturera que importaba materias primas de Occidente y enviaba productos terminados de regreso? Si es así, ¿cómo se mantuvo competitivo con Alemania Occidental, que estaría libre de los desafíos logísticos particulares de Berlín Occidental? ¿O estaban siendo subsidiados directamente por la República Federal y / o los aliados occidentales, por razones políticas?

La mayor parte de lo que puedo encontrar en la web parece centrarse en la crónica de las restricciones de viaje para ciudadanos individuales, los arreglos cambiantes de servicios públicos y comunicaciones a través de los límites del sector, y la logística de importación de alimentos y consumibles. Realmente no discuten a dónde va el dinero pagar porque dichas importaciones en última instancia procedían de.


¿Cómo se mantuvo competitivo con Alemania Occidental, que estaría libre de los desafíos logísticos particulares de Berlín Occidental? ¿O estaban siendo subsidiados directamente por la República Federal y / o los aliados occidentales, por razones políticas?

Si. Hubo una Berlinförderungsgesetz (Ley de Promoción de Berlín).

Daher entschied sich die Bundesregierung, die Wirtschaft Berlins durch Bürgschaften und vor allem durch Umsatzsteuersubventionen zu begünstigen. Die Umsatzsteuer wurde um drei Prozentpunkte verringert

Traducción aproximada:

Por lo tanto, el gobierno federal decidió promover la economía de Berlín a través de garantías y principalmente a través de subsidios al impuesto sobre las ventas. El impuesto sobre las ventas se redujo en tres puntos porcentuales.

Yo mismo recuerdo, cuando trabajaba en una fábrica en los años ochenta (Alemania Occidental) que enviamos productos semiacabados a Berlín Occidental. Cuando pregunté por qué no terminamos el trabajo nosotros mismos, la respuesta fue: con algunos trabajos en Berlín obtenemos ventajas fiscales.


Otra cita alemana de Wikipedia sobre la economía de Berlín Occidental:

In den Folgejahren wurde West-Berlin como Industriestandort durch die Umsiedlung ganzer Betriebe, sowie die vielerorts drastische Reduzierung der Arbeitsplätze (nicht nur durch Rationalisierung) geschwächt. Der West-Berliner Arbeitsmarkt wurde immer stärker von der öffentlichen Beschäftigung, der Wissenschaft und dem Dienstleistungssektor geprägt.

Traducción:

En los años siguientes (1), Berlín Occidental se debilitó como ubicación industrial debido a la deslocalización de empresas enteras, así como a la reducción drástica de puestos de trabajo en muchos lugares (no solo a través de la racionalización). El mercado laboral de Berlín Occidental ha estado cada vez más dominado por el empleo público, la ciencia y el sector de servicios.

(1) Después de la construcción del Muro de Berlín (13 de agosto de 1961), cuando el viajero ya no podía cruzar la frontera.

Entonces, de hecho, hubo efectos negativos. Pero hubo un gran apoyo de los servicios públicos.


En el Berlinische Monatsschrift Heft 6/2001 había un artículo alemán Nach Abschottung die Zitterprämie sobre economía y demografía mientras el tiempo del muro. Quizás encuentre más información en la versión traducida.

Algunas citas:

La mayor parte del aumento de los sueldos y salarios de todos los trabajadores y los ingresos de los trabajadores por cuenta propia y las ganancias de los empleadores causó el poseído por la ley federal de promoción de Berlín. Ella fue por los suplementos para los trabajadores, una vez popularmente conocida prima de dither, así como deducciones de impuestos.

… Cada año, se encontraban entre los inmigrantes y jóvenes que querían evitar de esta manera el servicio en la Bundeswehr… Señal de alarma y al mismo tiempo signos de debilidad estructural de la economía de Berlín Occidental: La producción de la industria eléctrica se estancó, el la industria de la energía cayó un 10 por ciento. La nave hizo que la pared disminuyese de forma sostenida en el rendimiento. Por lo tanto, la distancia a la nave de Alemania Occidental se amplía en casi un 25 por ciento.

Berlín Occidental fue en agosto de 1961, parte insular y cosmopolita de la ciudad. Solo con enormes subsidios de la República Federal podría mantener su existencia y ofrecer a los residentes una existencia material aceptable. No ha existido nunca un área de asentamiento comparable, ninguna ubicación comercial comparable durante un período de más de 28 años como un enclave en un entorno no homogéneo y políticamente hostil. Ninguna ciudad comparable ha recibido nunca una ayuda financiera y material tan alta del exterior para vivir ...

Suponiendo la ayuda y las preferencias federales, así como las asignaciones bajo la Ley de Promoción de Berlín juntas, se llega a unos 950 mil millones de marcos alemanes, es decir, aproximadamente un billón de marcos alemanes. La libertad de Berlín Occidental tuvo un precio casi astronómico.


Su pregunta es legítima y, de hecho, el estado único de Berlín Occidental tuvo mucha influencia en lo que sucedería en el futuro.

  • La ciudad era despoblamiento. Berlín perdió casi medio millón de personas entre 1957 y 1984.

  • El estatus especial de los Aliados del Oeste significaba que no se permitía el servicio militar obligatorio en Berlín Occidental. Esto significó que muchos, muchos jóvenes que no tenían intención de unirse al ejército se mudaban y vivían en Berlín Occidental. Las personas eran estudiantes y la economía se enfocaba en sus necesidades: alojamiento barato, incluso más barato si vives en un piso compartido o en okupa. La cultura prosperaba: librerías, cines, teatro, arte, grupos de discusión. Dado el tiempo, no era de extrañar que muchos hippies encontraran el entorno de sus sueños en Berlín Occidental. Había comunas de sexo libre como Kommune 1 con Rainer Langhans y la parte más importante era la APO, la oposición no estándar fuera del establecimiento político regular.

  • La policía de Berlín Occidental, por otro lado, no era la policía normal, tenía más señales de una tropa paramilitar. Según Klaus Hübner, el presidente de la policía de Berlín Occidental, más del 50% de la fuerza policial eran oficiales militares. Su postura política iba desde estrictamente conservadora hasta simpatías nazis ocultas. La policía de Berlín fue y sigue siendo considerada una de las unidades más brutales.

Ahora imagínese si un hippie se encuentra con un policía estadounidense de Texas. No ayudó que la mayoría de los medios en ese momento fueran de derecha y estuvieran estrictamente a favor de la policía y los políticos conservadores. Así que todo fue una bomba de tiempo que finalmente explotó cuando el Sha persa visitó Berlín Occidental y una persona inocente, Benno Ohnesorg, fue asesinada por el policía Kurras durante las manifestaciones. Las siguientes protestas desafiaron la vieja política en la opinión pública y finalmente desencadenaron una discusión sobre el manejo de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto en el público. También provocó el nacimiento de la RAF (Red Army Faction).


Bueno ... primero Berlín Occidental estuvo rodeado de ... redoble de tambores, por favor ... ALEMANES. Así que no faltaron simpatizantes. Berlín también se convirtió en un importante centro de medios… si no en los principales medios de comunicación… para toda Europa. La escena social era bastante loca ... pero ciertamente mejor que la ciudad de Nueva York en los años 70. Y en pocas palabras, Rusia estaba gastando billones de rublos que no tenían para apoyar a "su capital, Berlín". Al final, todo el lío sin sentido se derrumbó y Berlín y la mayor parte de Alemania se reunieron con su capital en Berlín. Queda muy poco del Muro.


1800-1860: Negocios y economía: descripción general

Migración hacia el oeste. Después de la Revolución Estadounidense, los estadounidenses se trasladaron a Occidente. Kentucky y Tennessee proporcionaron la cabeza de playa para la vanguardia de los colonos hambrientos de tierras. Después de la Guerra de 1812, oleadas posteriores de pioneros fluyeron hacia el valle del río Ohio, los estados del Gran Lago, la llanura del Golfo y el valle del río Mississippi. Aún más se mudaron a Oregón y California en la década de 1840 y a Kansas en la década de 1850. Durante la Guerra Civil, gran parte del territorio entre el río Mississippi y el Atlántico, así como las áreas a lo largo de la costa del Pacífico y en el suroeste, habían sido colonizadas por descendientes de europeos.

Revoluciones económicas. Esta migración masiva produjo una serie de revoluciones económicas. El Trans-Appalachian West contenía cientos de naciones indias, cada una con sus propias economías basadas en la geografía local. Incluso antes de que un gran número de estadounidenses se asentara en Occidente, las estructuras económicas de los pueblos nativos cambiaron. El comercio de pieles y cueros con los blancos y la llegada de animales del Viejo Mundo (como el caballo) llevaron a los indios a acomodarse y aprovechar las nuevas oportunidades que se les presentaban, pero tarde o temprano, las oportunidades se convirtieron en conquista. Ya debilitados por las enfermedades europeas, muchas naciones nativas se encontraron incapaces de resistir el poder económico y militar de los invasores.

Tierra y Agricultura. Cuando la mayoría de los colonos estadounidenses entraron en una nueva área, buscaron tierras. Ya sea para el algodón, el trigo o el ganado, la propiedad de la tierra a menudo determina la situación económica de uno. Aunque la riqueza comercial e industrial asumió una importancia creciente en las primeras seis décadas del siglo XIX, Estados Unidos siguió siendo una nación agrícola. Individuos como John Jacob Astor pudieron hacer una fortuna con el comercio de pieles, y otros comerciantes se enriquecieron vendiendo diferentes productos en Occidente. Sin embargo, el suelo siguió siendo fundamental.

La revolución del mercado. A pesar del dominio continuo de la agricultura, los cambios de gran alcance hicieron que los Estados Unidos de 1860 fueran diferentes de la nación de 1800. Algunos historiadores han descrito el desarrollo del comercio interno a larga distancia como una revolución de mercado, en la que miles de estadounidenses participaron en la rápida expandiendo la economía de efectivo. El cultivo de cultivos o la producción de bienes para el mercado se hizo cada vez más común. Aunque los colonos antes de la Revolución vendían productos básicos a los comerciantes a cambio de dinero en efectivo o bienes, a principios del siglo XIX había menos agricultores autosuficientes. Las herramientas fabricadas por el herrero local y la ropa tejida a mano dieron paso cada vez más a equipos agrícolas y telas fabricados en fábrica. Los estadounidenses reorientaron sus negocios y granjas para adquirir productos manufacturados de todo tipo.

Revolución del transporte. Aún así, aunque la economía creció y se volvió más diversa, especialmente como resultado de la industrialización, la mayoría de los primeros colonos en el Trans-Appalachian West inicialmente tenían acceso limitado a mercados rentables. Otra revolución, esta vez en el transporte, sirvió de catalizador para el nuevo panorama económico. La construcción de carreteras pavimentadas, nuevos canales y ferrocarriles permitió, o forzó, a más estadounidenses a ingresar a la economía en general. El este y el oeste, y en menor medida el norte y el sur, estaban unidos por rutas de transporte que llevaban los productos básicos a los mercados nacionales y extranjeros. Estos caminos de comercio aceleraron el asentamiento estadounidense al estimular la migración a nuevas tierras.

Ciudades de entrada. Desde 1800 hasta 1860, hombres y mujeres se mudaron a las ciudades occidentales para encontrar nuevas oportunidades y nuevas ganancias. El intercambio de materias primas como cultivos, minerales y pieles de animales por productos manufacturados o la prestación de servicios a las comunidades periféricas se convirtieron en las principales funciones económicas de estas áreas urbanas. El comienzo del siglo XIX vio el nacimiento de nuevas ciudades cuando los puestos comerciales o pequeñas ciudades florecieron en Cincinnati, St. Louis, Chicago y San Francisco. Estas ciudades funcionaron como puertas de entrada entre el interior rural y los mercados de la costa este o de Europa.

Inestabilidad económica. Las ciudades estadounidenses durante la primera mitad del siglo XIX también se convirtieron en centros bancarios que financiaron el desarrollo comercial de Occidente. Aunque Nueva York seguía siendo el principal centro financiero de la nación, el capital entraba y salía de todas las ciudades. Como resultado, el número de bancos se multiplicó espectacularmente. Una política bancaria federal inconsistente generó muchos bancos inestables y períodos de intensa inflación. La especulación de la tierra, un elemento básico de los negocios estadounidenses desde hace mucho tiempo, alimentó aún más la inestabilidad crónica, incluso cuando el gobierno federal dirigió su curso. Los pánicos que produjeron depresiones económicas ocurrieron en 1819, 1837 y 1857. Occidente estuvo lejos de ser inmune a estas recesiones económicas; de hecho, con la especulación de la tierra y la mala banca, la región ayudó a producirlos.

Influencias hispanas. Cuando Estados Unidos se expandió hacia el oeste, se encontró con el Imperio español y, más tarde, con la República de México. Los españoles habían establecido colonias dentro de los límites actuales de los Estados Unidos antes de que los ingleses lograran su débil punto de apoyo en Virginia en 1607. En 1598, los españoles dirigidos por Juan de Onate formaron la colonia de Nuevo México. Aunque nunca poseyó una gran población o una economía dinámica (al menos para los estándares europeos), Nuevo México, y más tarde Texas y California, desarrollaron economías distintas basadas en la producción ganadera. Con la ayuda de la penetración estadounidense en los mercados mexicanos desde la década de 1820 hasta la de 1840, la mayor parte de lo que ahora es el suroeste quedó bajo control estadounidense en 1848. Al igual que con los indios, los hispanos de Nuevo México fueron testigos de una revolución económica. Los anglos llegaron a adquirir de forma legal e ilegal gran parte de sus tierras, y más mexicano-estadounidenses ingresaron a la economía monetaria.

La economía occidental. Desde los campos de maíz de Kentucky hasta las minas de oro de California, Estados Unidos expandió sus fronteras y su economía sobre gran parte del oeste estadounidense antes de 1860. Los estadounidenses se llevaron a sí mismos, a sus animales, sus semillas y sus herramientas para transformar el paisaje más allá de los Apalaches. En el momento de la Guerra Civil, habían logrado gran parte de su objetivo al este del río Missouri y tenían zarcillos en las Grandes Llanuras y a lo largo del Océano Pacífico. Aunque durante los cincuenta años posteriores a 1860 hubo una mayor expansión hacia Occidente, las revoluciones económicas de 1800 a 1860 establecieron patrones de comercio que seguirían siendo influyentes para las generaciones venideras.


Cómo funcionó el muro de Berlín

Los eventos que llevarían a la construcción del Muro de Berlín comenzaron en la Segunda Guerra Mundial. La Alemania nazi se alió originalmente con la Rusia comunista contra las naciones aliadas de Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos. Pero Hitler violó su tratado con el gobernante ruso Joseph Stalin e invadió Rusia, empujando a los soviéticos a una incómoda alianza con los otros aliados. Aunque lucharon en el mismo bando en la guerra, los soviéticos y los demás aliados tenían ideologías muy diferentes. La Unión Soviética era una nación comunista, un sistema en el que los derechos individuales se subvierten en beneficio de la nación. También fue un totalitario sistema, lo que significaba que el gobierno controlaba todo y no había elecciones.

El 7 de mayo de 1945, Alemania se rindió a la guerra, Hitler se había suicidado días antes. La división de Alemania se había decidido en una conferencia en Yalta en febrero de 1945. Stalin, Churchill y Franklin Roosevelt, los líderes de las tres principales naciones aliadas, decidieron que Alemania se dividiría en cuatro zonas, una para los soviéticos, estadounidenses, Británicos y franceses. Berlín, la capital de Alemania, estaba completamente dentro de la zona soviética. La ciudad misma también se dividiría en cuatro zonas. Francia, EE. UU. Y Gran Bretaña tenían garantizado el acceso a sus zonas en Berlín, a pesar de que tenían que pasar por la zona soviética para llegar allí.

Las diferentes ideologías de los soviéticos y sus antiguos aliados se hicieron evidentes casi de inmediato. Las tropas soviéticas ocuparon gran parte de Europa del Este y comenzaron a instalar gobiernos comunistas en Polonia, Hungría, Checoslovaquia y otras naciones. La parte de Alemania controlada por los soviéticos, conocida como Alemania Oriental, también fue receptora de un gobierno títere soviético. Muchas personas bien educadas, como médicos, intelectuales e ingenieros, se convirtieron en las primeras en huir del severo gobierno autoritario de estos países. Los soviéticos no querían perder a estos valiosos ciudadanos, por lo que comenzaron a cerrar las fronteras de estos & quotBloque del Este& quot (también conocido como el bloque soviético) naciones. Este aislamiento forzado del oeste se conoció como el Cortina de Hierro.

Las naciones occidentales no estaban felices. Después de librar una guerra para liberar a la gente de Europa de los nazis, la mitad de ellos vivían una vez más bajo dictaduras. Sin embargo, tanto los soviéticos como los Estados Unidos tenían armas atómicas. Que un lado desafíe abiertamente al otro podría conducir a un conflicto militar y destrucción nuclear a gran escala.

Sin embargo, las tensiones siguieron aumentando. Ambos bandos se espiaban mutuamente, pronunciaron discursos en los que se condenaban mutuamente, acumularon enormes arsenales de armas y enviaron tropas a zonas cercanas a las fronteras en disputa. Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos habían fusionado sus zonas en Alemania en una sola zona, una república democrática conocida como Alemania Occidental. Como resultado, Berlín Occidental se convirtió en una isla de libertad y democracia en medio de la Alemania Oriental comunista.

Los soviéticos utilizaron tácticas de acoso para tratar de expulsar a los aliados de Berlín Occidental, incluidos secuestros, retrasos, ataduras burocráticas y campañas de desinformación. Finalmente, en junio de 1948, la URSS acordonó Berlín Occidental. No se permitió la entrada ni la salida del tráfico ferroviario o por carretera. Esperaban matar de hambre a la ciudad.


Cómo funcionó el muro de Berlín

Antes de que se construyera el Muro de Berlín, muchos alemanes sospechaban que la frontera se cerraría eventualmente. Algunos alemanes orientales planearon mudarse a occidente y tomaron medidas para facilitar la mudanza. Algunos residentes de Berlín Oriental aceptaron trabajos en Berlín Occidental. En algunos casos, los padres o madres alquilaron apartamentos en el otro lado y comenzaron a ahorrar dinero para que sus familias pudieran unirse pronto a ellos. Cuando se levantó el muro, las familias se dividieron. Las personas que habían pasado la noche en Berlín Oriental, quizás visitando a amigos, no podían regresar a sus hogares en Occidente. Estaban varados.

En algunos lugares, los edificios de apartamentos formaban parte del Muro de Berlín. Al principio, la gente podía simplemente entrar en uno de estos edificios, salir por una puerta o ventana trasera y entrar en Berlín Occidental. Pero luego todas las salidas de los pisos inferiores fueron tapiadas, por lo que la gente comenzó a saltar desde las ventanas del segundo y tercer piso, generalmente hacia las mantas que sostenían los berlineses occidentales debajo. Finalmente, estas rutas de escape también fueron tapiadas.

Los guardias de Alemania Oriental recibieron órdenes de evitar que nadie cruzara la frontera, utilizando la fuerza si era necesario. Hubo cierta disputa sobre si los guardias tenían órdenes oficiales de disparar a matar, pero años después aparecieron documentos que demostraban que esto era cierto. Günter Litwin fue la primera persona muerta mientras intentaba escapar, disparada por soldados de Alemania Oriental. Una de las muertes más dramáticas fue la de Peter Fechter. En 1962, los guardias fronterizos le dispararon y lo dejaron morir desangrado lentamente a plena luz del día. El número total de civiles muertos al intentar cruzar el muro está en disputa. Algunas fuentes afirman 86, mientras que otras afirman 239 o más. Es casi seguro que el número sea más de 100. Incluso las mujeres embarazadas fueron asesinadas a tiros cuando intentaban escapar.

La vida a ambos lados del muro era muy diferente. Alemania Occidental estaba prosperando económicamente y Berlín Occidental no fue una excepción. Teatros, zoológicos, museos, tiendas y clubes nocturnos se alineaban en las calles principales. Berlín Oriental era una ciudad comunista típica. La economía estaba deprimida por la pérdida de tantos profesionales educados y el saqueo de la ciudad por parte de los rusos. La mayoría de los edificios eran monótonos, grises y casi idénticos entre sí. Los ciudadanos podían permitirse pocos lujos. Pero las condiciones económicas y estéticas no fueron los peores problemas. Fue la atmósfera de miedo lo que llevó a tantos alemanes orientales a huir. Nadie podía estar seguro de quién era miembro o informante de la Stasi. Las personas eran detenidas regularmente para interrogarlas y, a menudo, encarceladas por hablar en contra del gobierno, o si un vecino simplemente afirmaba que sí.

A continuación: el muro comienza a caer.

era una puerta a través del Muro de Berlín que la OTAN podía utilizar para entrar en Berlín Oriental (Alemania Oriental permitió que algunos occidentales entraran en Berlín Oriental por ciertas razones, pero a los alemanes orientales nunca se les permitió salir). Los occidentales podrían conducir a través de Alemania del Este para llegar a Berlín, tomando la autopista directamente desde Helmstedt a Berlín. La puerta por donde la carretera entraba en Helmstedt en Alemania Oriental se llamaba Checkpoint Alpha. La puerta por donde entraba a Berlín Occidental era Checkpoint Bravo.


¿Cuál fue la base económica de Berlín Occidental? - Historia


El 8 de mayo, Alemania se rindió incondicionalmente (a las fuerzas soviéticas el 9 de mayo) y dejó de existir como estado.
Los aliados habían acordado previamente dividir Alemania en tres zonas de ocupación: una gran zona soviética en el este, una zona británica en el noroeste y una zona estadounidense en el suroeste. Austria iba a ser separada nuevamente de Alemania, al igual que el Sarre, nuevamente para ser colocada bajo la administración francesa hasta que su futuro se decidiera por plebiscito. Los territorios de Alemania ubicados al este de los ríos Oder y Neisse fueron entregados a Polonia en compensación por sus territorios orientales que seguían siendo parte de la URSS. La mitad norte de Prusia Oriental fue anexada por la URSS. La población alemana de estos territorios, así como la población alemana de territorios ubicados dentro de las fronteras de los Estados restaurados de Europa oriental como Checoslovaquia (los alemanes de los Sudetes), Hungría, Yugoslavia, etc. fue expulsada. El número total de refugiados que se trasladaron a lo que quedaba de Alemania superó los 10 millones. Breslau, la segunda ciudad más grande de Alemania, pasó a llamarse Wroclaw, Danzig, la ciudad de Schopenhauer, Gdansk, Koenigsberg, la ciudad de Kant, Kaliningrado.
En Alemania, una cuarta zona de ocupación fue establecida por el reconocimiento de Francia como potencia victoriosa, esta zona estaba ubicada en el suroeste. Berlín fue tratado por separado, dividido en 4 sectores.

Los alemanes se refieren al 8 de mayo de 1945 como el Stunde Null (hora cero), en el que la vida comenzó de nuevo. La pesadilla de 12 años de régimen nazi, el dominio del terror, había terminado. Para todos, el problema más grave era cómo sobrevivir durante la próxima semana.
En las últimas semanas de la guerra, tanto el estado como la economía habían colapsado virtualmente. Había mucho dinero, pero apenas había bienes para comprar. Los precios aún estaban regulados, por lo que las estanterías de las tiendas estaban vacías: quienes tenían algo que ofrecer no querían vender barato. La gente recorría el campo, iba de granja en granja tratando de cambiar su alfombra persa por una bolsa de patatas (Hamstern).
Los soldados estadounidenses, que recibieron chocolate y cigarrillos gratis, al ver la desesperación de la gente, los distribuyeron generosamente, especialmente a niños y niñas. Los cigarrillos estadounidenses pronto se convirtieron en una moneda sustituta, en el mercado negro emergente todo se pagaba en cigarrillos. El 31 de diciembre de 1946, en medio del primer invierno severo de la posguerra, el cardenal Frings, arzobispo de Colonia, declaró en su sermón que el robo en tiempos de emergencia que amenazaba la existencia era aceptable la adquisición de carbón, madera, etc. sin el pago entonces se conoció como "Fringsen". En la estación de tren de Colonia, "desaparecieron" 900 toneladas de carbón al día.

La mayoría de las principales ciudades de Alemania fueron destruidas en un 50-70% como resultado del bombardeo aéreo. El 70% destruido significa que el 70% de los edificios estaban en tal condición que habían sido declarados inseguros y nadie podía vivir allí. La población estaba abarrotada en lo que quedaba. En un apartamento vivían 3-4 familias. El flujo de refugiados que llegaban empeoraba aún más la situación.
Como resultado de 6 años de guerra, la población estaba compuesta principalmente por niños, mujeres y ancianos. Los hombres adultos de entre 18 y 55 años escaseaban, y muchos de ellos habían quedado lisiados. La tarea de sacar los escombros de las calles, de reparar las casas (las casas que estaban habitadas también sufrieron daños, solo que no hasta el punto de que amenazaran con derrumbarse en cada momento), así como la tarea de reactivar la economía recayó sobre el pueblo. mujeres (Tr & uumlmmerfrauen).
Los inviernos de 1945/46 y 1946/47 fueron los peores que los alemanes recuerdan. Hacían frío, y como muchas casas aún estaban dañadas, faltaba combustible (carbón) y la gente estaba desnutrida, muchos murieron de hambre o congelados. Los británicos y los estadounidenses, en sus respectivas zonas, hicieron todo lo posible para aliviar la situación. La Cruz Roja de Estados Unidos distribuyó direcciones de familias alemanas a ciudadanos estadounidenses que eran descendientes de emigrantes alemanes y, en muchos casos, familiares de personas necesitadas. Los parientes estadounidenses enviaron paquetes de cuidados que contenían bienes duraderos extremadamente escasos en la Alemania devastada por la guerra. Los esfuerzos británicos para evitar que la población alemana se muera de hambre estresaron la economía del país (que tampoco se había recuperado de 5 años de guerra) hasta el límite. Durante este proceso, la población de Alemania Occidental comenzó a considerar a los británicos y estadounidenses como liberadores más que como ocupantes.

Los planes aliados sobre cómo lidiar con la derrotada Alemania habían sido vagos. Había varios planes para deshacer la unificación alemana, para dividirla en estados regionales. En 1946, los estados de la región (L & aumlnder) se establecieron en las 4 zonas de ocupación, elegidos democráticamente, con autoridad limitada (la administración militar todavía estaba en control). El Plan Morgenthau preveía que Alemania se transformaría en una nación agrícola.
Los aliados estuvieron de acuerdo en una política: la desnazificación. Los alemanes que querían ocupar un cargo político, trabajar como funcionarios públicos, maestros, jueces, policías, etc. necesitaban un documento que documentara que no habían sido nazis activos. El papel fue bautizado Persilschein, en honor a un conocido detergente.


Bloque del Este

El Bloque del Este se formó durante la Segunda Guerra Mundial como una fuerza unificada dirigida por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Su intención inicial era luchar contra la Alemania nazi. Sin embargo, después de la guerra, la Unión carecía de un objetivo común. Con Stalin temiendo que los países vecinos se convirtieran al capitalismo, movilizó, financió y fue mentor de los movimientos socialistas en los países que posteriormente tomaron el poder para convertirse en estados socialistas con lealtad a Moscú. Estos países europeos junto con Rusia formaron el Pacto de Varsovia. Estos países luego se conocieron como el Bloque del Este.


Los informes de los periódicos dicen que el Ministerio de Trabajo eliminó partes potencialmente controvertidas de un próximo informe sobre la pobreza y la riqueza en Alemania. La noticia arroja dudas sobre la credibilidad del informe. (15.12.2016)

Un nuevo informe muestra que las personas en muchas de las grandes ciudades de Alemania tienen menos poder adquisitivo que las que viven en el campo. (05.12.2016)

Una serie de importantes organizaciones benéficas alemanas han pedido un "cambio riguroso de rumbo" en las políticas fiscales y financieras del gobierno para combatir la creciente pobreza, en un importante informe publicado el jueves.

La tasa de pobreza en Alemania alcanzó el nuevo nivel récord del 15,7 por ciento en 2015, según el informe, titulado "La dignidad humana es un derecho humano", de una alianza de organizaciones llamada la Paritätische Gesamtverband.

El Producto Interno Bruto alemán también había aumentado al mismo tiempo, en un 1,7 por ciento con respecto al año anterior, lo que llevó a la organización a exigir al gobierno que persiga "acciones decididas" en la política del mercado laboral, la vivienda social, la educación y la extensión de los servicios sociales.

"El crecimiento es lo que produce la economía, pero desde hace años eso no llega a la población pobre", dijo Erika Biehn, vicepresidenta de una de las organizaciones benéficas que presentó el informe en Berlín. "Debido a que no tienen la educación adecuada, yo tuve la misma experiencia. Yo era pobre, mi madre era pobre, así que lo tuve más difícil en la escuela. Ha sido el mismo problema durante los últimos 50 años".

La solución al problema, según Biehn, tampoco ha cambiado a lo largo de las décadas: "Clases escolares más pequeñas, empleando a más maestros y asegurándose de que los niños de los grupos sociales más pobres sean realmente apoyados", dijo a DW.

Dijo que si bien el crecimiento del PIB podría ayudar a crear nuevos empleos, muchos de esos trabajos están tan mal pagados que simplemente causan una mayor erosión de los niveles de vida de la clase media. "También es que se están digitalizando muchos trabajos, por lo que la gente ya no se necesita", dijo Biehn.

Definición de pobreza

Pero algunos economistas no están de acuerdo con esto y no creen que la pobreza esté aumentando. Christoph Schröder, investigador principal del Instituto de Investigación Económica de Colonia (IW), no estuvo de acuerdo con la evaluación del informe, sobre todo porque el reciente aumento de la pobreza se debió "principalmente a la inmigración".

"Desde 2005, el punto más alto del desempleo reciente, hemos visto una estabilidad práctica en la tasa de pobreza", dijo Schröder a DW. "Pero si se quita el factor de inmigración, apenas tenemos un aumento en la tasa de pobreza de ingresos".

Mucho depende de cómo se defina la pobreza. los Paritätische Gesamtverband,junto con la oficina oficial de estadísticas de Alemania, dice que una persona pobre es alguien que gana el 60 por ciento o menos del ingreso medio del país. El IW, sin embargo, describe esto como una definición demasiado estrecha y argumenta que las circunstancias de vida reales de las personas deben tenerse en cuenta. El cálculo de la mediana es, según Schröder, "un término puramente relativo, simplemente una convención. Si todos ganaran el doble, la tasa de pobreza sería igualmente alta".

"Por supuesto, si hay una alta tasa de personas con ingresos relativamente bajos, entonces hay un problema social que debe tomarse en serio", agregó. "Pero yo no pondría eso en la misma categoría que la pobreza. Siempre existe la pregunta: ¿qué define un estándar mínimo de vida? ¿Es realmente solo proporcional al ingreso?"

Las personas sin hogar a menudo no están incluidas en las estadísticas oficiales, dice Schneider

Pobreza relativa o pobreza absoluta

Pero el Paritätische Gesamtverband discrepa de lo que su director Ulrich Schneider llama un intento de "reducir la pobreza a la miseria", centrándose solo en la falta de necesidades básicas como alimentos, ropa y una variedad de artículos de consumo que definen los estándares de vida, como un televisor.

Esto, según Schneider, equivale a "un ataque a una sociedad inclusiva" y el respeto constitucionalmente garantizado de Alemania por la dignidad humana, lo que significa participación en la sociedad.

"La pobreza es cuando las personas, debido a un ingreso insuficiente, simplemente ya no pueden participar en la sociedad. Se ven obligadas a retirarse y son marginadas de facto en sociedades sub o paralelas", escribió Schneider en su declaración al presentar el informe del jueves.

Los institutos económicos como IW también critican el hecho de que ciertos grupos sociales, como los estudiantes, a menudo se incluyen en la definición estándar de pobreza a pesar de que sus niveles de vida son relativamente altos. En otras palabras, la tasa de pobreza se infla artificialmente.

La respuesta de Schneider a eso es que "cientos de miles de personas sin hogar y cientos de miles de pacientes y personas discapacitadas" no están incluidos en las estadísticas en absoluto, lo que significa que realmente hay una "subestimación de la dimensión real de pobreza en Alemania ".


The History of the American West Gets a Much-Needed Rewrite

Not too long ago, historians of the American West joined their artistic brethren in celebrating what we now think of as the “Old West.” For historians and artists, the “winning of the West” was a glorious achievement that heralded the triumph of “civilization” over “savagery.” Indeed, by the conventional scholarly wisdom and orthodox artistic vision, the vanquishing of Indians and the march of manifest destiny made America great and made Americans special.

In recent decades, however, most historians—and many Americans—have rejected this perspective. Dismantling cherished fables about the Old West and stripping the romance from the history of “Westward Ho,” newer studies have exhumed the human casualties and environmental costs of American expansion. Offering little glory, these interpretations of how the West was lost have accented the savagery of American civilization.

The de Young Museum’s exhibition, “Ed Ruscha and the Great American West,” and its companion, “Wild West: Plains to the Pacific” at the Legion of Honor—both in San Francisco—invite us to scrutinize both the celebration and its demise. In many ways, this revisioning of western American art parallels alterations in the content and meaning of western American history. In both art and history, longstanding and powerful myths have fallen as subjects have broadened and contemporary viewpoints have shifted. 

The American West: A Very Short Introduction (Very Short Introductions)

Authoritative, lucid, and ranging widely over issues of environment, people, and identity, this is the American West stripped of its myths. The complex convergence of peoples, polities, and cultures that has decisively shaped the history of the American West serves as the key interpretive thread through this Very Short Introduction.

Back in the 19th century, celebrations of territorial expansion were commonplace among American historians. In his multi-volume account of La victoria de Occidente and other historical writings, Theodore Roosevelt admitted that the shedding of blood was not always “agreeable,” but deemed it the “healthy sign of the virile strength” of the American people. As president of the American Historical Association and as president of the United States, Roosevelt exulted in “our manifest destiny to swallow up the land of all adjoining nations who were too weak to withstand us.” He judged it “desirable for the good of humanity at large that the American people should ultimately crowd out the Mexicans from their sparsely populated Northern provinces” and wrest the rest of the West from Indians.

Popular as Roosevelt’s histories were in his time, it was his contemporary, Frederick Jackson Turner, who put forward the interpretation that gained enduring scholarly traction. Most prominently in his 1893 essay on “The Significance of the Frontier in American History,” Turner assigned westward expansion the central role in the history of the United States. He contended that it had not only enlarged the nation’s territory, but had also accounted for the individualistic and democratic character of its people and its institutions. In Turner’s view, the process of moving west separated Americans from their European roots (and in Turner’s imagination, the designation “American” referred exclusively to people of European ancestry). From what Turner and his contemporaries referred to as the “Great American West” then sprang the sources of American exceptionalism and American greatness.

Subsequent generations of historians of the American West took their cues from Turner’s “frontier thesis.” Some echoed it. Some extended it. Some amended it. Through the first half of the 20th century, however, few sought to challenge Turner’s belief in the fundamental importance of the frontier to American development or to question the exaltation of westward expansion.

That has changed over the last half century. Protests against the Vietnam War and the spread of various civil rights movements had a profound impact on the interpretation of American history in general, and western American history in particular. If American expansion led to Vietnam, a conflict that drew frequent metaphorical comparison to the supposed lawless violence of the “Wild West, then it was not something to be cheered.” At the same time, liberation struggles at home inspired historians to look beyond the white, male protagonists who had previously dominated frontier epics. In step with other American histories, scholars of the American West turned their attentions to the expectations and experiences of the unsung and the undone.

With a wider cast and an anti-imperial angle of vision, interpretations of the western past veered from the triumphant to the tragic. The titles of the two most influential surveys of what came to be called “the new western history” attested to this shift in orientation: The Legacy of Conquest by Patricia Limerick (1987) and It’s Your Misfortune and None of My Own by Richard White (1991). Synthesizing scholarship from the 1960s, 1970s, and 1980s, these books asserted that conquest and its legacy brought misfortunes aplenty to the defeated and even to the supposed victors. The more general misfortunes traced to the environmental blowback that followed efforts to turn the land into what it was not, to transform a mostly arid and sparsely populated region into an agricultural “garden” and a home for multiplying millions of residents.

"The Absolute End," Ed Ruscha, 1982 (Ed Ruscha) "Standard Station, Amarillo, Texas," Ed Ruscha, 1963 (Ed Ruscha) "Adios," Ed Ruscha, 1969 (Ed Ruscha) "America’s Future," Ed Ruscha, 1979 (Ed Ruscha) "Busted Glass," Ed Ruscha, 2014 (Ed Ruscha) "Coyote," Ed Ruscha, 1989 (Ed Ruscha) "Desert Gravure," Ed Ruscha, 2006 (Ed Ruscha) "Dead End 2," Ed Ruscha, from the series "Rusty Signs," 2014 (Ed Ruscha) "The Fourteen Hundred," Ed Ruscha, 1965, from "Twentyfive Apartments," series published in 2003 (Ed Ruscha) "Dodger Stadium," Ed Ruscha, 1000 Elysian Park Ave., 1967, from "Parking Lots," series published in 1999 (Ed Ruscha) "Gas," Ed Ruscha, 1962 (Ed Ruscha) "Hollywood," Ed Ruscha, 1968 (Ed Ruscha) "Noose Around Your Neck," Ed Ruscha, from the series "Country Cityscapes," 2001 (Ed Ruscha) "Pool #7," Ed Ruscha, 1968, from "Pools," series published in 1997 (Ed Ruscha) "Pepto-Caviar Hollywood," Ed Ruscha, 1970 (Ed Ruscha) "Lockheed Air Terminal, 2627 N. Hollywood Way, Burbank," Ed Ruscha, 1967, from "Parking Lots," series published in 1999 (Ed Ruscha) "A Particular Kind of Heaven," Ed Ruscha, 1983 (Ed Ruscha) "Rodeo," Ed Ruscha, 1969 (Ed Ruscha) "Schwab’s Pharmacy," Ed Ruscha, 1976, from "The Sunset Strip," series published in 1995 (Ed Ruscha) "Standard Station," Ed Ruscha, 1966 (Ed Ruscha) "Standard Station, Amarillo, Texas," Ed Ruscha, 1962 (Ed Ruscha) "Teepees," Ed Ruscha, from "Cameo Cuts," portfolio published in 1992 (Ed Ruscha) "The End," Ed Ruscha, 1991 (Ed Ruscha) "Your Space Gravure," Ed Ruscha, 2006 (Ed Ruscha) "Pick, Pan, Shovel," Ed Ruscha, 1980 (Ed Ruscha) "Sunset—Gardner Cross," Ed Ruscha, 1998� (Ed Ruscha)

In the revisionist mirror, the Great West didn’t look very great anymore, a gloom and doom view that not all historians, and certainly not all Americans, embraced. Critics claimed the new western history overlooked the achievements and exaggerated the evils of American expansion. The unbalanced exposition, complained the novelist Larry McMurtry, unfairly presented the western past as an unrelenting course in “failure studies.”  

Similar debates erupted among art historians and grabbed much public notice in 1991. That year, the Smithsonian American Art Museum presented “The West as America: Reinterpreting Images of the American Frontier, 1820-1920.” In the exhibition, the curators challenged both the realism and the romance of western art. According to the exhibition’s gallery guide, the assembled works, which included masterpieces by the most renowned artists of the American West were “not so much records of activities or places” as they were “a means of persuading people that westward expansion was good for the nation and would benefit all who participated in it.” This proposition put western art and western artists in the service of manifest destiny, an ideology that led painters, sculptors, and photographers to mask “the problems created by westward expansion.”

“The West as America” exhibition was quite controversial. Some visitors limited their vitriol to the comments book in the gallery. Others vented their outrage in op-ed pieces. In response to the uproar, several congressmen demanded that the museum be defunded for allowing this blasphemy to be perpetrated against western art. That campaign failed, but the planned national tour of the exhibition was cancelled.

In terms of public notice, by far the greatest impact of changing views about the history of the American West registered at the movies. The social currents emanating from the 1960s that rewrote western histories and reinterpreted the meaning of still images also dramatically upended the art of motion pictures. For decades, “Westerns” ruled Hollywood. “Epics” and “B-westerns” filled movie theaters from the 1920s to the 1950s—and dominated American television programming in the 1950s. But during the 1960s, traditional, heroic Westerns began losing their popular appeal. Far fewer were produced. Those that were often inverted the genre’s conventions about heroes and villains and the righteousness of violence and manifest destiny. In landmark films such as Sergio Leone’s The Good, the Bad, and the Ugly (1966), Sam Peckinpah’s The Wild Bunch (1969), Arthur Penn’s Pequeño gran hombre (1970), and Robert Altman’s McCabe and Mrs. Miller (1971), the Old West became a stage on which 1960s critiques of American capitalism and imperialism played out. Arguably, though, the reversing of traditional western roles did not reach its apotheosis until 1991 when Bailando con lobos won eight Academy Awards.

Bailando con lobos reigned at the box office and at the Oscars, but over the last quarter century, the best historical scholarship has aimed at more than mere inversion of old myths about the Old West. One important direction has been to compare and connect what happened in the American West with parallel places and processes elsewhere. Departing from Turner’s claim that the frontier set the U.S. apart from its European roots, historians of the American West have instead emphasized the commonalities between American and other “colonialisms.” More specifically, the construct of “settler colonialism” has emerged as a key to situating the American experience in a broader global context. Further depriving the American West of its uniqueness, historians have adopted the lens of “ethnic cleansing,” or worse “genocide,” to understand American expansions and the accompanying displacement and sometimes devastation of indigenous peoples.

The most compelling western histories written in the last quarter century confront the complexities of past and present. This begins with the recognition of how deep that past is, with histories that commence well before the West was American and with excavations that reveal the diversity and dynamism of Native America prior to the arrival of European colonizers. From archaeological and other sources, historians have now recovered rich precolonial worlds and complex societies that continued after Indians encountered people from Europe and Africa, weaving a fascinating new understanding of how natives and newcomers met and mingled.

Rescuing indigenous people from the condescension of New Age romanticism that turns them into ever peaceful, perfect ecologists, newer histories have shown how Indians not only resisted European colonialism, but also in some parts of North America carried out their own expansions. The best of these newer western histories detail as well how prolonged interactions resulted in ethnic crossings as well as ethnic cleansings. Most visibly, this intercourse produced mixed-race offspring, but historians have also tracked a wide range of exchanges that led to a blending of cultures. Such amalgamations have remained a hallmark of western American cultures in the 20th and now the 21st centuries

The history of the American West, like the art of the American West, isn’t what it used to be. No doubt, many lament the changes and pine for the myths that western histories (and western art) once celebrated. But if we are to make sense of the West’s multi-faceted evolutions and figure out how we can live together, and live sustainably, in this region, we don’t need one-dimensional tales. Rather we need histories and art that respect the past, wrestling, as historians and artists must, with the complexities that challenge us still.


What was the Berlin Wall and how did it fall?

At the end of the Second World War, Germany was divided into four zones of occupation under the control of the United States, Britain, France and the Soviet Union. Berlin, although located within the Soviet zone, was also split amongst the four powers. The American, British and French sectors would form West Berlin and the Soviet sector became East Berlin. The division of Germany and the nature of its occupation had been confirmed by the Allied leaders at the Potsdam Conference, held between 17 July and 2 August 1945.

This photograph shows British Prime Minister Winston Churchill, American President Harry Truman and Soviet leader Joseph Stalin at the Potsdam Conference on 23 July 1945.

The relationship between the former wartime Allies, although tense from as early as 1942, became increasingly strained as they struggled to reach agreement on the shape of post-war Europe.

By 1945, the United States and the Soviet Union had begun to emerge as ideologically opposed 'superpowers', each wanting to exert their influence in the post-war world. Germany became a focus of Cold War politics and as divisions between East and West became more pronounced, so too did the division of Germany. In 1949, Germany formally split into two independent nations: the Federal Republic of Germany (FDR or West Germany), allied to the Western democracies, and the German Democratic Republic (GDR or East Germany), allied to the Soviet Union.

In 1952, the East German government closed the border with West Germany, but the border between East and West Berlin remained open. East Germans could still escape through the city to the less oppressive and more affluent West.


"Let Them Come to Berlin'

In the summer of 1963, President Kennedy visited Berlin and was greeted by ecstatic crowds who showered his entourage with flowers, rice, and torn paper. In the Rudolph Wilde Platz, Kennedy gave one of his most memorable speeches to a rapt audience.

There are many people in the world who really don't understand, or say they don't, what is the great issue between the free world and the Communist world. Let them come to Berlin. There are some who say that communism is the wave of the future. Let them come to Berlin. And there are some who say in Europe and elsewhere we can work with the Communists. Let them come to Berlin. And there are even a few who say that it is true that communism is an evil system, but it permits us to make economic progress. Lass'sie nach Berlin kommen. Let them come to Berlin.

No other American politician had met with such joy and enthusiasm on a visit to Germany. Shortly after President Kennedy's death in November of 1963, the square where he had made his famous speech was renamed the John F. Kennedy Platz.


Ver el vídeo: The Berlin Wall 1961-1989 (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Davian

    Aprenden de los errores, y después de los errores son tratados. A la cuestión del cuestionario "Estado civil: ..." Orgullosamente escribió - "arriba". El gobierno necesita un nuevo impulso ... sobre la lavadora: Bosh vigoroso Cuando bebe, debe saber cuándo detenerse. De lo contrario, puedes beber menos. Es bien sabido que una persona siempre puede mirar tres cosas: cómo arde un fuego, cómo fluye el agua y cómo funciona otra persona.

  2. Abdul-Rahman

    Maravillosa pieza muy valiosa

  3. Mounafes

    Sí, de hecho. Estoy de acuerdo con todo lo anterior. Discutamos este tema. Aquí o en PM.



Escribe un mensaje