Artículos

Nace el montañés James Beckwourth

Nace el montañés James Beckwourth



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

James Beckwourth, uno de los pocos montañeses que emergieron del sistema de esclavitud, nace en Fredericksburg, Virginia.

El año exacto del nacimiento de Beckwourth está en disputa. Algunos historiadores sugieren que pudo haber sido 1800 en lugar de 1798. La incertidumbre surge tanto de la notoria reputación de Beckwourth de exagerar y reescribir su propia historia, como de las humildes circunstancias de su nacimiento. Hijo de un propietario blanco de una plantación y una mujer negra que probablemente fue esclavizada, Beckwourth nació en una sociedad que prestó poca atención a los niños nacidos de madres negras.

Durante su infancia, Beckwourth pudo haber sido esclavizado. Sin embargo, cuando alcanzó la edad adulta en St. Louis, Missouri, su maestro aparentemente lo había manumitido y se lo consideraba un hombre negro libre. En 1824, se unió a la tercera y más ardua expedición de William Ashley para atrapar pieles a las Montañas Rocosas. Beckwourth recibió un curso intensivo sobre los peligros de la vida en las montañas, y apenas logró evitar la muerte por congelación o inanición. A pesar de los riesgos, Beckwourth disfrutaba de ser un montañés y pasó los siguientes años como trampero libre.

Atrapando en Wyoming, el país de Powder River, Beckwourth comenzó a forjar una estrecha alianza con los indios cuervo. En algún momento entre 1826-1828, abandonó por completo la sociedad estadounidense y se unió al pueblo Crow. El Cuervo había sido amigo de los cazadores durante mucho tiempo, y aparentemente le dieron la bienvenida a Beckwourth a su sociedad. Beckwourth aprendió el idioma, las costumbres y las formas de vida de los Cuervos, se casó con al menos dos mujeres Cuervos y tuvo varios hijos. Beckwourth afirmó más tarde que se convirtió en un poderoso jefe entre los Cuervos, aunque los historiadores han cuestionado si esta fue otra de sus exageraciones.

A mediados de la década de 1830, Beckwourth dejó su hogar adoptivo con el Cuervo y se unió a la fuerza militar voluntaria de Missouri como explorador. Vio acción en la Guerra Seminole en Florida, luchando bajo el mando del general Zachary Taylor. Beckwourth dejó el ejército en 1840 y pasó la siguiente década vagando por el oeste, ocasionalmente ganando algo de dinero rápidamente robando caballos. Al establecerse finalmente cerca de Denver, Colorado, Beckwourth continuó trabajando periódicamente como explorador civil para partidos militares. En esta capacidad, Beckwourth tuvo un papel en la infame Masacre de Sand Creek de 1864, pero aún se discute cuánto Beckwourth sabía o participó en esa inexcusable masacre de pueblos indígenas.

No mucho después de la masacre de Sand Creek, Beckwourth volvió a abandonar la sociedad angloamericana y regresó a la tribu Cuervo. Al igual que con su nacimiento, los detalles de la muerte de Beckwourth son inciertos. Algunos relatos dicen que murió en 1866 entre su pueblo adoptivo, y lo enterraron al estilo Cuervo en una plataforma de árbol; otros indican que pudo haber muerto cerca de Denver en 1867.

LEER MÁS: Cómo la expansión hacia el oeste de EE. UU. Dio nueva vida a la esclavitud


Nace el montañés James Beckwourth - HISTORIA

Narró la historia de su vida a Thomas D. Bonner, un juez de paz itinerante. El libro fue publicado en Nueva York y Londres en 1856 como La vida y aventuras de James P. Beckwourth: montañero, explorador y pionero, y jefe de la nación de los indios Crow. [2] Se publicó una traducción en Francia en 1860. [3]

Los primeros historiadores del Viejo Oeste originalmente consideraron que el libro era poco más que una historia de fogatas. Desde entonces ha sido reevaluado como una fuente valiosa de historia social, especialmente para la vida entre los Cuervos, aunque no todos sus detalles son confiables o precisos. El movimiento de derechos civiles de la década de 1960 celebró a Beckwourth como uno de los primeros pioneros afroamericanos. Desde entonces, ha aparecido como un modelo a seguir en la literatura y los libros de texto para niños.

Jennings Beckworth se mudó a Missouri alrededor de 1809, cuando James era joven, y se llevó a su madre y a todos sus hijos con él. Aunque Beckworth crió a sus hijos de raza mixta como si fueran suyos, legalmente los mantuvo como amo. Liberó a James Beckworth por manumisión, por escritura de emancipación en la corte en 1824, 1825 y 1826. [4] El joven Beckwourth, como más tarde llegó a deletrear su apellido, asistió a la escuela en St. Louis durante cuatro años. Fue aprendiz de herrero hasta los 19 años para aprender un oficio.

En 1824, cuando era joven, Beckwourth se unió a la compañía de trampas de pieles del general William Ashley como vaquero en la expedición de Ashley para explorar las Montañas Rocosas. En los años siguientes, Beckwourth se hizo conocido como un destacado cazador y montañés. Trabajó con la Rocky Mountain Fur Company y fue un luchador indio. Era bien conocido por contar historias sobre sus aventuras.

En una cita de 1826, el cazador y colega Caleb Greenwood contó la historia de la fogata de que Beckwourth era hijo de un jefe Cuervo. Afirmó que Beckwourth había sido robado cuando era un bebé al asaltar Cheyenne y vendido a blancos. Esta tradición era ampliamente creída, ya que Beckwourth había adoptado la vestimenta de los nativos americanos y algunas personas lo consideraban indio.

Más tarde ese año, Beckwourth afirmó haber sido capturado por los indios Crow mientras capturaba en el condado fronterizo entre los territorios de Crow, Cheyenne y Blackfoot. Según su relato, pensaron que era el hijo perdido de un jefe Cuervo, por lo que lo admitieron en la nación. Las cuentas independientes sugieren que su estancia con el Cuervo fue planeada por la Compañía de Pieles de las Montañas Rocosas para avanzar en su comercio con la tribu. [5] Beckwourth se casó con la hija de un jefe y pudo haber tenido varias esposas. (Los matrimonios entre nativos americanos y tramperos y comerciantes de pieles eran comunes por las valiosas alianzas que proporcionaban a ambas partes).

Durante los siguientes ocho a nueve años, Beckwourth vivió con una banda Crow. Ascendió en su sociedad de guerrero a jefe (un hombre respetado) y líder del "Clan Perro". Según su libro, finalmente ascendió al jefe de guerra de mayor rango de la Nación Cuervo. [6] Seguía atrapado, pero no vendió su piel ni la de Cuervo a sus antiguos socios de la Rocky Mountain Fur Company. En cambio, vendió a la competidora American Fur Company de John Jacob Astor. Beckwourth participó en las incursiones del Cuervo en las naciones vecinas y en la ocasional fiesta blanca. A veces, tales redadas se convirtieron en guerras, la mayoría de las veces contra bandas de su enemigo tradicional Blackfoot.

En 1837, cuando la American Fur Company no renovó su contrato, Beckwourth regresó a St. Louis. Se ofreció como voluntario con el Ejército de los Estados Unidos para luchar en la Segunda Guerra Seminole en Florida. En su libro, afirmó haber sido soldado y mensajero. Según los registros históricos, era un patrón de vagones civil en la división de equipajes. [7]

De 1838 a 1840, Beckwourth fue un comerciante indio de Cheyenne en el río Arkansas, trabajando en Fort Vasquez, Colorado, cerca de Platteville. En 1840, se mudó a Bent & amp St. Vrain Company (los hermanos Bent construyeron Fort Bent en el río Arkansas). Más tarde ese mismo año, Beckwourth se convirtió en comerciante independiente. Junto con otros socios, construyó un puesto comercial en Colorado. Fue el centro de desarrollo de la comunidad de Pueblo, Colorado.

A partir de 1844 negoció en el Old Spanish Trail entre el río Arkansas y California, entonces controlado por México. Cuando comenzó la guerra entre México y Estados Unidos en 1846, Beckwourth regresó a los Estados Unidos. Llevó consigo casi 1800 caballos mexicanos robados como botín de guerra. En la guerra, se desempeñó como mensajero con el ejército de los EE. UU. Y ayudó a reprimir la revuelta de Taos. Su antiguo empleador Charles Bent, entonces gobernador interino de Nuevo México, fue asesinado en esa revuelta.

Para 1848 y el comienzo de la fiebre del oro, Beckwourth se fue a California. Abrió una tienda en Sonoma, pero vendió rápidamente. Se fue a Sacramento, entonces una ciudad en auge cerca de los campos de minas, para vivir como jugador de cartas profesional.

En 1850, se le atribuyó a Beckwourth el descubrimiento de lo que llegó a llamarse Beckwourth Pass, un paso de baja elevación a través de Sierra Nevada. En 1851 mejoró lo que se convirtió en Beckwourth Trail, originalmente un camino de nativos americanos a través de las montañas. Comenzó cerca de Pyramid Lake y Truckee Meadows al este de las montañas, subió al paso que lleva su nombre y siguió una cresta entre dos bifurcaciones del río Feather antes de pasar a los campos de oro del norte de California en Marysville. El sendero evitó a los colonos y buscadores de oro unas 150 millas (240 km) y varias pendientes empinadas y pasos peligrosos, como Donner Pass.

Según su relato, se suponía que las comunidades comerciales de las ciudades auríferas de California financiarían la realización del rastro. Cuando Beckwourth intentó cobrar su pago en 1851 después de liderar un partido, Marysville había sufrido dos grandes incendios y los líderes de la ciudad no pudieron pagar. (En 1996, en reconocimiento a su contribución al desarrollo de la ciudad y de la deuda pendiente con él, la Ciudad de Marysville oficialmente renombró el parque más grande de la ciudad como Beckwourth Riverfront Park).

Beckwourth comenzó a criar ranchos en la Sierra. Su rancho, puesto comercial y hotel en la actual Sierra Valley fueron el asentamiento inicial de Beckwourth, California. En el invierno de 1854/55, el juez itinerante Thomas D. Bonner se hospedó en el hotel y, en las noches de invierno, Beckwourth le contó la historia de su vida. Bonner lo escribió, editó el material al año siguiente y ofreció el libro a Harper & amp Brothers en Nueva York. La vida y aventuras de James P. Beckwourth [2] se publicó en 1856. Según el contrato, Beckwourth tenía derecho a la mitad de las ganancias, pero nunca recibió ingresos de Bonner.

En 1859, Beckwourth regresó a Missouri brevemente, pero se estableció más tarde ese año en Denver, Colorado. Era tendero y designado como agente local para asuntos indios. En 1864 Beckwourth fue contratado por el coronel John M. Chivington de los Terceros Voluntarios de Colorado para actuar como explorador de una campaña contra los Cheyenne y Arapaho. La campaña del territorio resultó en la Masacre de Sand Creek, en la que la milicia mató a unos 70-163 hombres, mujeres y niños cheyenne amigos que habían acampado en un área sugerida por el anterior comandante de Fort Lyon y enarbolaron una bandera estadounidense para mostrar su estado. .

Indignado por la masacre, Cheyenne prohibió a Beckwourth comerciar con ellos. Ya entrado en los 60 para entonces, Beckwourth volvió a la trampa. El ejército de los Estados Unidos lo empleó como explorador en Fort Laramie y Fort Phil Kearny en 1866. Mientras guiaba una columna militar hacia una banda de Cuervos en Montana, se quejó de fuertes dolores de cabeza y sufrió hemorragias nasales (probablemente un caso severo de hipertensión).

Beckwourth regresó a la aldea Crow, donde murió el 29 de octubre de 1866 con una hemorragia nasal imparable. William Byers, amigo personal y fundador de la Noticias de las Montañas Rocosas, afirmó que el Cuervo había envenenado a Beckwourth, pero no tenía datos que lo respaldaran.


Un joven en la frontera

Jim Beckwourth creció en la frontera. Él y su familia limpiaron el terreno y, junto con varias otras familias, construyeron fortines —pequeños fuertes— en los que se refugiarían en caso de ataque de los indios. El niño aprendió una variedad de habilidades, incluyendo cómo cazar, pescar y rastrear animales en el bosque. También aprendió que la frontera era a veces un lugar duro y violento.

Cuando Beckwourth tenía unos diez años, su padre le encomendó que llevara un saco de grano de su asentamiento al molino local. Contó la experiencia en su autobiografía, La vida y aventuras de James P. Beckwourth, montañero, explorador y pionero, y jefe de la nación de los indios Crow:

En mi camino monté alegremente hasta la valla que separaba la casa de la carretera, pensando en hablar con mis pequeños compañeros de juego. ¿Cuál fue mi horror al descubrir a todos los niños, ocho en total, de uno a catorce años de edad, acostados en varias posiciones en el patio de la puerta con el cuello degollado, el cuero cabelludo arrancado y la sangre caliente todavía rezumando de sus heridas abiertas! En el umbral de la puerta yacía su padre, y cerca de él su madre, en las mismas condiciones todos habían compartido la misma suerte.

Jim se apresuró a volver a casa para contárselo a su padre, y su padre y algunos otros hombres partieron para perseguir a la banda de indios que habían atacado a sus vecinos. Regresaron varios días después con dieciocho cueros cabelludos. Jim aprendió lo rápido que podía cambiar el destino de uno en la frontera, pero no creció para odiar a los nativos americanos. Con la ayuda de su padre, se dio cuenta de que tanto los indios como los colonos eran capaces tanto de la bondad como de la crueldad. Fue una lección que le sería de gran utilidad.

Entre los diez y los catorce años, Jim asistió a una escuela en St. Louis, Missouri, donde aprendió a leer y escribir y estudió matemáticas e historia. St. Louis bullía con el comercio que corría por el río Mississippi, la principal ruta de transporte para el interior de los Estados Unidos en crecimiento. Beckwourth soñaba con algún día explorar el oeste del que tanto había oído hablar. Cuando tenía catorce años fue aprendiz (enviado a aprender un oficio con) un herrero local. Jim aprendió un oficio valioso y se convirtió en un hombre fuerte en el proceso. Pero cuando cumplió los dieciocho años, Jim estaba convencido de que estaba hecho para no ser ni herrero ni granjero como su padre. Anhelaba la aventura.


James P. Beckwourth y la mitología de Occidente

Occidente siempre ha fascinado a los estadounidenses. Durante gran parte de la historia de la nación, la gente ha creído que Occidente significaba oportunidades y aventuras. La independencia, la fuerza, el trabajo duro y, a veces, la voluntad de usar la violencia han sido los ingredientes percibidos del éxito occidental. Personajes míticos alimentan nuestra conciencia colectiva: el vaquero, el indio, el pistolero, el pionero. Una de las imágenes más perdurables es la del hombre de la montaña, un cazador / trampero solitario que explora el desierto, vive de su ingenio y se hace amigo y lucha contra el indio & # 8220savage & # 8221. Pocos se ajustan mejor a este modelo que James P. Beckwourth.

Los detalles & # 8220 verdaderos & # 8221 de la vida de Beckwourth & # 8217, apropiadamente, están envueltos en mitos y misterios. Muchos de los hechos y gran parte del misterio provienen del propio relato de Beckwourth. En 1856 se asoció con un futuro periodista y reformador de la templanza (aunque con el hábito de beber) llamado T. D. Bonner para escribir La vida y aventuras de James P. Beckwourth, una larga recitación de aventuras, batallas sangrientas, situaciones cercanas y escapes como el cabello & # 8211 en su mayoría protagonizada por Jim Beckwourth como el héroe.

Beckwourth afirmó haber nacido en Virginia en 1798. Su padre, Jennings Beckwith, era un hombre blanco. Su madre (de quien no habla) era aparentemente una esclava afroamericana de Beckwith. La familia se mudó a Missouri, quizás por la relativa libertad que la frontera le daba al enlace interracial. Jim aprendió a cazar con su padre y pronto demostró un amor por la aventura que duraría durante toda su agitada vida.

Beckwourth fue aprendiz de un herrero de St. Louis, una profesión útil que pudo haberlo llamado la atención del general William Ashley. Ashley y Andrew Henry eran dueños de la Rocky Mountain Fur Company, que generó algunas de las exploraciones más famosas y algunas de las leyendas más duraderas en los anales de Occidente. En 1822, la compañía anunció que hombres aventureros exploraran la parte superior del río Missouri y más allá en busca de pieles. El grupo reclutado fue un verdadero quién de los futuros hombres de la montaña: Jedediah Smith, Thomas Fitzpatrick, Etienne Provost, William Sublette, Jim Bridger y David Jackson se unieron a la compañía en sus primeros años. Jim Beckwourth también se unió, quizás como herrero.

Beckwourth puede haber jugado un papel en la exploración temprana del paso sur de Wyoming y # 8217s y en las expediciones posteriores a lo largo de los ríos Bear, Weber y Green. Lo que parece seguro es que ya estaba capturando trampas en la región de Utah en 1825, y frecuentó el área durante los años siguientes, a menudo capturando trampas en los valles de Cache y Salt Lake.

En ese famoso año del primer encuentro con el hombre de las montañas en Henry & # 8217s Fork (1825), Beckwourth comenzó a establecer su reputación como un maestro narrador. Al igual que su colega Jim Bridger, Beckwourth disfrutaba contando historias heroicas e improbables con él mismo en el centro. Muchos historiadores, al leer las opiniones contemporáneas de Beckwourth y analizar su & # 8220autobiografía & # 8221, han llegado a la conclusión de que era un fanfarrón audaz y un prevaricador. Muchos citan la descripción de Beckwourth como un & # 8220gaudy mentiroso & # 8221 como prueba de su falta de fiabilidad. Bernard DeVoto y otros, sin embargo, señalan que contar historias exageradas era una habilidad valiosa entre los hombres de las montañas y que la & # 8220autobiografía & # 8221 dictada a Bonner era una extensión de esa tradición oral. & # 8220Gaudy liar & # 8221 bien pudo haber sido un cumplido que sus amigos le hicieron a Jim. Beckwourth también miró y vistió el papel. Un metro ochenta de alto y una complexión fuerte, llevaba el cabello oscuro hasta la cintura y con frecuencia lucía trenzas, cintas, aretes, cadenas de oro y calzas de Cuervo.

Los & # 8220facts & # 8221 de la vida de Beckwourth & # 8217 son lo suficientemente impresionantes. El simple hecho de aguantar en esta región implacable implicaba que sus habilidades de caza y supervivencia eran excelentes. En 1828 fue capturado y adoptado por los indios cuervo (quizás voluntariamente, ya que anhelaba la aventura). Pudo haber disfrutado de la falta de prejuicios raciales entre los cuervos y también puede haber acogido con agrado la relativa licencia sexual que permitían los indios. Beckwourth se convirtió en un & # 8220war jefe & # 8221 y participó en muchas batallas, eventos a los que le da un gran peso en su vida & # 8217s cuenta. Otros han señalado, sin embargo, que & # 8220chief & # 8221 era un título no oficial y bastante común.

El espíritu aventurero de Beckwourth & # 8217 lo llevó a participar en la Guerra Seminole de 1837-38. Al regresar a Occidente, ganó una suma sustancial vendiendo whisky a Cheyenne y operando tabernas en Nuevo México. En la década de 1840 recorrió California, jugando a las cartas, haciendo prospecciones, guiando a los colonos (un paso famoso lleva su nombre) y robando caballos. Sirvió (quizás de mala gana) como guía para el coronel John Chivington en la notoria masacre de los Cheyenne en Sand Creek en 1864. En 1866 regresó a su amado territorio de los Cuervos y murió cerca del río Bighorn.

Fuentes: La vida y aventuras de James P. Beckwourth, ed. T. D. Bonner, con un prefacio e introducción de Bernard DeVoto (Nueva York: Alfred A. Knopf, 1931) Sean Dolan, James Beckwourth (Nueva York: Chelsea House, 1992).


James Pierson Beckwourth: montañés afroamericano, comerciante de pieles, explorador

Por qué es importante: Beckwourth era un montañés, comerciante de pieles y explorador afroamericano.

Biografía

James Beckwourth nació como esclavo en Virginia en 1805. Se mudó a St. Louis con su padre. En St. Louis, Beckwourth aprendió a ser herrero. En 1822 decidió dirigirse hacia el oeste. Entonces, Beckwourth se unió a una expedición que se dirigía a las minas de plomo.

En 1824 Beckwourth se unió a otra expedición para explorar las Montañas Rocosas. En los años siguientes, se convirtió en un famoso cazador de pieles y montañés. Beckwourth trabajó con la Rocky Mountain Fur Company y fue un luchador indio. Era bien conocido por contar historias sobre sus aventuras.

En 1828, Beckwourth afirmó que fue capturado por los indios cuervo mientras capturaba. Según Beckwourth, pensaron que era el hijo perdido de un jefe Cuervo. Entonces, el Cuervo le permitió entrar a la nación. Beckwourth se casó con la hija de un jefe. Durante los siguientes seis a ocho años, Beckwourth vivió con una banda de Cuervos. Ascendió en su sociedad al nivel de Jefe de Guerra. Beckwourth participó en las redadas del Cuervo. Las incursiones solían ser contra su enemigo, Blackfoot.

A Beckwourth se le atribuye el descubrimiento del paso de Beckwourth en 1850. Este es un paso de baja elevación. Atraviesa Sierra Nevada. En 1851 mejoró el Beckwourth Trail. Este fue originalmente un camino de nativos americanos a través de las montañas. El sendero permitió a las personas viajar de manera más rápida y segura.

En 1859 Beckwourth se instaló en Denver, Colorado. 1 & # 8220Capt. James Beckwourth. & # 8221 Noticias semanales de las Montañas Rocosas, 1 de diciembre de 1859. CHNC Se convirtió en tendero. Beckwourth también trabajó como agente indio. En 1864 Beckwourth fue contratado como explorador para una campaña militar contra Cheyenne y Arapaho. 2 & # 8220 Nuestros vecinos indios. & # 8221 Noticias de las Montañas Rocosas, 18 de enero de 1861. CHNC También fue explorador en Fort Laramie y Fort Phil Kearny en 1866.

Beckwourth murió en una aldea Crow cerca del río Big Horn. Fue el único afroamericano en Occidente que registró la historia de su vida. Su libro, La vida y aventuras de James P. Beckwourth, fue publicado en 1856. 3 & # 8220Indians as Runners. & # 8221 Greeley Tribune, 15 de septiembre de 1898. CHNC

Fecha del contenido: 1 de enero de 1804 al 1 de enero de 1866

Aprende más:

Esta biografía presentada por:


Los primeros años de Beckwourth

James Pierson Beckwourth nació en 1798 en el condado de Frederick, Virginia, de una madre esclava afroamericana y un padre inglés, Sir Jennings Beckwith. Aunque su padre lo crió como su propio hijo, de acuerdo con la ley, Jim Beckwourth todavía era considerado legalmente un esclavo. Su padre compareció en audiencia pública en tres ocasiones distintas (en 1824, 1825 y 1826) y "reconoció la ejecución de una Escritura de Emancipación de él a James, un niño mulato".


St. Louis, Missouri fue el centro del tráfico de pieles a principios del siglo XIX.
La familia de Beckwourth se mudó a Missouri a principios del siglo XIX y fue aprendiz de herrero en St. Louis cuando era joven. Pero Beckwourth no estaba contento como aprendiz, y después de una disputa con su jefe, se fue de casa en 1822 en una expedición a las minas de plomo en el área de Fever River.

Después de una breve estancia en Nueva Orleans, Beckwourth regresó a la casa de su padre, pero pronto volvió a sentir la pasión por los viajes, y en el verano de 1824 firmó con el general William Ashley para una expedición de captura a las Montañas Rocosas.

Notas Año de nacimiento de Beckwourth
Mientras que 1798 generalmente se da como el año en que nació Beckwourth, Elinor Wilson ha presentado un caso excelente de que el año fue en realidad 1800. Véase Jim Beckwourth: Black Mountain Man, War Chief of the Crows, Trader, Trapper, Explorer, Frontiersman, Guide, Explorador, intérprete, aventurero y mentiroso chillón, University of Oklahoma Press, 1972.
atrás


Nacido esclavo, James Beckwourth se convirtió no solo en un montañés sino en un jefe de la Nación Cuervo.

Aventurarse en la inmensidad de las Montañas Rocosas era algo peligroso cuando el comercio de pieles comenzó a florecer. Aunque el número de los que se atrevieron a aceptar el arriesgado desafío y se convirtieron en cazadores de pieles, más conocidos como & # 8220mountain men & # 8221, fue bastante pequeño, a lo largo de las décadas, bastantes se han convertido en leyenda estadounidense.

Las historias de las aventuras y la valentía de estos inigualables amantes del aire libre que dejaron su huella en la frontera se han convertido en una parte esencial del folclore, la literatura y la historia estadounidenses, y han servido de inspiración para numerosas novelas, películas y documentales.

Todos hemos escuchado historias sobre Hugh Glass, cuya vida como fronterizo, cazador de pieles, comerciante y explorador inspiró a Iñárritu & # 8217s El renacido protagonizada por Leonardo DiCaprio. Es quizás el montañés más famoso, pero hubo muchos otros que pasaron años de sus vidas cara a cara con la muerte mientras trabajaban como cazadores de pieles en la frontera estadounidense.

Ilustración de Hugh Glass y su legendario ataque de oso publicada en ese momento para un periódico.

Uno de esos individuos fue James Pierson Beckwourth, quien fue uno de los primeros exploradores afroamericanos y hombres de la frontera de Occidente. La historia de Beckwourth & # 8217 ciertamente no carece de aventuras y es gracias al hecho de que se la narró a Thomas D. Bonner, quien luego escribió La vida y aventuras de James P. Beckwourth: montañero, explorador y pionero, y jefe de la nación de los indios Crow, que se distinguió como un ícono de su época, inspirando a innumerables exploradores y aventureros de la naturaleza.

El camino para convertirse en uno de los montañeses más famosos y, según su relato, jefe de la Nación Cuervo, comienza alrededor del año 1800 en Fredericksburg, Virginia. Se cree que Beckwourth nació como esclavo de un padre de ascendencia irlandesa e inglesa y una mujer afroamericana que era su esclava.

Después de la muerte de Arapooish, Beckwourth se convierte en el jefe de guerra del Cuervo & # 8211 Ilustración de la primera edición

Se supone que pasó sus primeros años como esclavo, pero cuando llegó a la edad adulta ya era un hombre negro libre, y en noviembre de 1824 pudo unirse al famoso William Ashley en una de sus muchas expediciones para atrapar pieles. a las Montañas Rocosas.

Ese invierno fue particularmente duro, y la vida de Beckwourth estuvo en peligro en varias ocasiones, pero no pareció molestarse por la temperatura helada, los animales salvajes que amenazan la vida, el hambre constante o los ataques de los nativos americanos. Pasaría los años siguientes como trampero, lo que le permitió acercarse mucho a los nativos americanos de la Nación Cuervo, que estaban dispuestos a entablar relaciones comerciales con los tramperos de pieles.

Beckwourth como guerrero indio, 1856

Pero, ¿qué tan cerca estaba exactamente Beckwourth del Cuervo? Los relatos varían y, según Beckwourth, fue capturado por el Cuervo, quien pensó que era el hijo perdido de un jefe Cuervo y luego adoptado por la tribu, convirtiéndose finalmente en un jefe. Beckwourth hablaba el idioma de los cuervos con fluidez y supuestamente se casó con al menos dos mujeres nativas y tuvo numerosos hijos. Según otra historia, es más probable que se fuera con los indios cuervo de buena gana para establecer relaciones comerciales.

Beckwourth como trampero & # 8211 Ilustración de la primera edición

No obstante, pasó casi 10 años con el Cuervo. Según muchos de sus contemporáneos e historiadores, se elevó dentro de las filas de la tribu y se convirtió en una persona muy influyente. Sus experiencias con el Cuervo y sus relatos sobre su sociedad y forma de vida se consideran precisos.

Beckwourth abofetea a su esposa & # 8211 ilustración de la primera edición

Al dejar el Cuervo, quedó atrapado en Utah antes de decidir finalmente participar en la Guerra Seminole. A fines de 1840, había dejado el ejército e hizo algunos intercambios, pero cuando estalló la guerra entre México y Estados Unidos, se unió nuevamente al ejército, sirviendo con éxito como mensajero.

Según los informes, tuvo un papel en la masacre de Sand Creek de 1864, cuando se estima que entre 70 y 163 personas cheyenne inocentes fueron asesinadas, pero esto sigue siendo un tema de debate entre los historiadores. No obstante, después de la masacre de Sand Creek, Beckwourth regresó a la tribu Crow. Se informa que el año de su muerte fue 1866, y se le ofreció un funeral tradicional de los Cuervos.


James Beckwourth: los afroamericanos en la historia y en Occidente

Hay innumerables ejemplos de afroamericanos que dejaron su huella en cada etapa de la historia, a pesar de los obstáculos sociales y culturales en el camino. Sin embargo, sus historias a menudo no se cuentan ni se representan ni durante su vida ni después. Uno que desafió todas las limitaciones de la época y cuyo nombre se hizo famoso en todo el país tanto durante su vida como mucho después de su muerte fue James P. Beckwourth.

Jim Beckwourth fue un cazador de pieles, explorador, montañés, posadero, autor, narrador, explorador, guía y más. A veces es difícil tener una idea clara de los detalles de su vida. Incluso cuando estaba vivo en las primeras décadas del siglo XIX, era ampliamente considerado un narrador de cuentos. Sus compañeros cazadores de pieles y hombres de las montañas lo conocían como un hilandero y un ávido narrador de historias, por lo que puede ser difícil determinar qué tan precisas son sus memorias. Pero incluso si solo una parte es correcta, James Beckwourth seguía siendo uno de los montañeses más impactantes, influyentes e impresionantes de los primeros días del oeste estadounidense, lo cual es especialmente notable dados sus orígenes.

James Pierson Beckwourth nació como esclavo en Virginia en 1798. Su madre también era esclava y su padre era el dueño blanco de su familia, quien reconoció a James como su hijo.

"Nunca permitió que eso interfiriera con su vida", dijo Edward Wallace, un recreador histórico de Nuevo México que ha estado dando presentaciones y presentaciones educativas como Jim Beckwourth durante doce años.

Cuando Wallace comenzó su trabajo como recreador, quería representar a una persona a la que los niños de su comunidad pudieran admirar. Eligió a Jim Beckwourth.

Una ilustración de Beckwourth en piel de ante, tomada de un libro de 1907.

“Jim Beckwourth es definitivamente un modelo a seguir”, dijo Wallace. “Superó tal adversidad en su vida y es un ejemplo de posibilidades. Él es la prueba de que no hay nada que no podamos hacer con nuestras vidas, sin importar nuestros antecedentes, sin importar nuestras circunstancias. Debería ser un modelo a seguir para la comunidad negra ".

Wallace citó los muchos, variados y grandes logros de Beckwourth como las razones por las que el trampero debe ser recordado y reconocido.

Desde sus orígenes como esclavo, Jim Beckwourth ascendió hasta convertirse en una de las figuras más destacadas del oeste americano durante su vida. Después de ser liberado por su padre, pronto se unió a "Ashley’s Hundred", una empresa improvisada de trampas de pieles fundada por William Henry Ashley. Este grupo estaba compuesto por alrededor de un centenar de cazadores y montañeses, incluidos algunos de los más famosos, como William y Milton Sublette, Hugh Glass, Thomas Fitzpatrick y Jim Bridger. Más tarde, la compañía se haría conocida con un nuevo nombre: Rocky Mountain Fur Company.

Jim Beckwourth se quedó con la Rocky Mountain Fur Company durante muchos años, viajando extensamente a través de lo que ahora es Montana, Wyoming, Utah y Colorado. Según sus propios relatos, Beckwourth se distinguió desde el principio por sus buenas relaciones con los pueblos indígenas, de quienes aprendió sus métodos de caza, pesca, rastreo y captura.

Su relación con los nativos americanos se hizo más profunda con el paso del tiempo. A mediados de la década de 1820, Beckwourth de alguna manera se unió a la nación Crow. Se casó con una mujer Cuervo y vivió entre los Cuervos durante varios años, atrapando con ellos y comerciando las pieles con comerciantes blancos.

A mediados de la década de 1830, Beckwourth dejó la banda Crow de forma permanente. Su razón no está clara, aunque la razón dada en sus memorias es un deseo de volver a la "civilización" y un creciente cansancio con la guerra.

Esta estadía de una década con la nación Crow no fue de ninguna manera el final de las aventuras de Beckwourth en Occidente, ni siquiera cerca. Después de un breve período en el ejército (durante el cual sirvió en las Guerras Seminole), regresó a las Montañas Rocosas ahora como trampero, comerciante y guía independiente. Fue durante este tiempo que se convirtió en uno de los montañeses más notables de la época, y estuvo presente e incluso participó en muchos de los eventos emblemáticos de la historia del oeste americano.

“Fundó El Pueblo, era dueño del hotel más prestigioso de Santa Fe”, dijo Edward Wallace. “Estuvo en el oeste de California durante la revolución y la fiebre del oro. Quedó atrapado con Kit Carson y Jim Bridger. He lived such a fascinating life to have come from where he was, being born a slave.”

An illustration of Jim Beckwourth dressed in Native American garb, from his memoirs. Beckwourth spent a decade or more living among the Crow Nation in Wyoming and Colorado.

Beckwourth worked at both Fort Vasquez and El Pueblo. He blazed trails across both the Rockies and the Sierra Nevada for westward settlers, and he was present for the Bear Flag Revolt, the short-lived California Republic, the western front of the Mexican-American War, and then the California Gold Rush. He was an army scout with Colonel Chivington’s campaigns against Native Americans in the Colorado Territory, and was a witness to the Sand Creek Massacre.

Throughout his life Beckwourth maintained fast friendships across the nation, in the trading posts of Colorado, the Crow villages all along the Rocky Mountains, the gold fields of California, and the cities of St. Louis and Santa Fe. These friends came from all walks of life and represented almost every ethnicity and race in North America.

Through his skill, capabilities, and personal charisma, Beckwourth overcame the societal boundaries in his way and became highly respected not only among his fellow trappers but even beyond. Later in life he was widely known in stories about the frontier, similar to Kit Carson and Hugh Glass, and was sought out by both the army and westward settlers as a guide and scout.

However, not long after his death in 1866, the perception of Beckwourth began to shift. By this point his memoirs had been widely read for a decade, and they quickly came under attack by historians of the time.

By the 1870s, less than ten years after Beckwourth’s death, historians were calling his memoirs “little more than campfire stories” and using his penchant for exaggeration to dismiss not only his claims but even what he had achieved.

By the time the “Wild West” became cemented in the minds of the American population, Beckwourth had faded from view in favor of other, whiter heroes with equally outlandish tales: Hugh Glass, who fought a grizzly bear and came back from the dead “Buffalo” Bill Cody, who killed five thousand bison in less than a year and Davy Crockett, who died fighting at the Alamo and took sixteen Mexican soldiers with him, despite eyewitness accounts to the contrary.

Beckwourth’s story, like those of so many other people of color, was sidelined and dismissed. While it is true that many of the tales in his memoirs were almost certainly exaggerated for entertainment value, there remains a core of truth to them—and there is no excuse for completely dismissing Beckwourth’s very real accomplishments. He achieved as much as, if not more than, his most famous white counterparts. And his contemporaries, the mountain men who traveled and worked with him, clearly greatly respected him for it.

"Buffalo Soldiers", the regiments of African-American soldiers formed following the Civil War, had a major presence in the American West. But like other African-Americans of history, their stories are often under-told.

But because of a combination of his race, his humble origins, and his reputation for tall tales, Beckwourth’s story was ignored or outright rejected, and the truth of it was almost entirely forgotten especially among the general public.

“The fact is that for a long time he was lost to history because of his color,” said Edward Wallace. “In the 1950s, Hollywood made a movie called Broken Arrow, and Beckwourth was one of the characters. but he was played by a white actor.”

The treatment of Beckwourth’s exploits, adventures, and accomplishments, especially in contrast with the ways other mountain men of the time were recognized, only one example of the contributions of African Americans being forgotten or ignored.

“People don’t recognize the contribution of blacks to the American West,” said Edward Wallace. “There were blacks in every aspect of society throughout our history here.”

Despite over a century of relative obscurity, Jim Beckwourth’s accomplishments still live on through storytellers and scholars like Edward Wallace and others. His achievements are being recognized more and more in various museums, including El Pueblo History Museum and Fort Vasquez, as are the accomplishments of other African Americans individuals and communities through history. It is important that these stories are recognized and retold, so that the voices of underprivileged and marginalized groups can be heard—even if it’s centuries after their deaths.

Today, Jim Beckwourth’s memoirs are still in print. They remain an interesting and valuable historical document, providing a detailed and unique source of social history, a look into both Native American and early United States society from the point of view of an individual who, as an African American man and freed slave, was not entirely either.

Beckwourth, James P., and Bonner, Thomas D. The life and adventures of James P. Beckwourth, mountaineer, scout, pioneer, and chief of the Crow nation of Indians. New English Edition. London: T. Fisher Unwin, 1891.

“James Pierson Beckwourth: African American Mountain Man, Fur Trader, Explorer.” Colorado Virtual Library.


Marriage and family [ edit | editar fuente]

This article does not contain any citations or references. Please improve this article by adding a reference. For information about how to add references, see Template:Citation.

|date= >> At different times, Beckwourth had married at least four women: two Native Americans, an Hispanic, and an African American. He had numerous children by them, although he spent most of his time on the move exploring and trapping beaver and bear.


Jim Beckwourth

Jim Beckwourth (ca. 1800-1866) son of a wealthy Virginian landowner and his slave. Freed from slavery as a young man, Beckwourth is known for his tall tale adventures of Indian battles, fur trading and scoutng in the U.S. Army.

Jim Beckwourth was born near Fredericksburg, Virginia sometime around the year 1800. His father was Sir Jennings Beckwith, the scion of a prominent Virginia family. His mother has commonly been known as "Miss Kill, " although it is not clear whether that was her real name or not. She was one of the Beckwith's slaves. Beckwourth's father moved to Missouri in 1806 and took Jim and his mother with him. They settled on a large farm where the Missouri and Mississippi Rivers meet near the town of St. Charles. Jim's father sent him to school in St. Louis from about 1810 until 1814. He was then apprenticed to a blacksmith in St. Charles. Beckwourth fought with the blacksmith and returned to his father's farm. He was set free on his nineteenth birthday, but it appears that he remained on his father's farm for a while after that. At some point he adopted his own version of the family name.

Although he may have made an earlier trip west, the first definite knowledge we have is that he joined William Henry Ashley's trapping and trading expedition to the Far West in 1824. At one point in that journey, Beckwourth was sent ahead to buy horses from the Pawnee tribe. Not finding them and without sufficient food, he made a desperate trip back to a trading post and would have starved to death if he had not been found by a friendly band of Native Americans. Beckwourth later wrote an account of the journey that casts himself in a favorable light and plays up his own role in the expedition. This tendency to exaggerate has led many later writers to discount the truth of his accounts, but quite often there seems to be a core of reality about them. The most famous incident is one in which Beckwourth claims to have saved Ashley from drowning, although it was later shown that it could not have happened the way he described. However, a similar incident did occur, and Beckwourth seems to be very familiar with it.

Beckwourth continued to trap and worked for William Sublette who was one of the buyers of Ashley's fur trading business. In 1827 he "married" a woman from the Blackfoot tribe. In 1829 he found himself unable to pay a debt, so he took refuge among his friends of the Crow tribe, where he married again. Beckwourth says he married eight women while staying with the Crow. He soon led a successful raiding party against another tribe and was made a chief of the Crow. In later years, Beckwourth led the Crow in a great battle against their Blackfoot enemies in which he claimed that all the Blackfoot were killed and the Crow lost thirty or forty warriors. During this time Beckwourth continued to trap and sold his furs to the American Fur Company of St. Louis. In 1837, however, he was dropped from the Company's books and decided to look elsewhere for a livelihood.

Beckwourth found employment as a scout and mule driver for the U.S. Army in its war against the Seminole tribe of Florida. He took part in the Battle of Okeechobee that was fought on December 25, 1837, but after the war settled into routine, Beckwourth became bored and returned to Missouri and the fur trade. He was offered employment by Andrew Sublette, the younger brother of William. He took a trading party down the Santa Fe trail to Taos, New Mexico, where he married a local Mexican woman. In October 1842, Beckwourth and his bride headed north to what is now Colorado and opened a trading post on the Arkansas River that eventually grew into the city of Pueblo.

In 1843 Beckwourth left Pueblo with a trading party of 15 and headed for California, then a part of Mexico. They arrived in Los Angeles in January 1844. When the local residents rebelled against the Mexican officials, Beckwourth joined their side in the "Battle" of Cahuenga in 1845. He then left California for New Mexico and traded along the Santa Fe Trail until August 1848. He was hired as a guide by an official of the U.S. War Department, and their party traveled to Los Angeles, where they arrived on October 25, 1848. From there they went north to Monterey, the capital of California at the time. He took on a job as a courier to a ranch near the present-day city of Santa Maria, north of Los Angeles. On his way there he came upon the massacre of the Reed family who were living in the old Mission of San Miguel and led the posse that apprehended the murderers.

When gold was discovered in northern California, Beckwourth joined the California Gold Rush. He did not actively pan for gold but gambled and traded horses and made his living among the prospectors. In the spring of 1850 he traveled to the remote mining areas of the Sierra Nevada in the region of the present-day Lassen Volcanic National Park. One day he saw what looked like a low pass to the west. At the end of April he led three men to this pass, which was subsequently named Beckwourth Pass. It is just to the west of the California-Nevada border about 30 miles north of Reno. Beckwourth immediately saw that it could be a major entrance from the east into the goldmining region, and he and his companions spent the summer and fall of 1850 opening a road through the pass. During the spring of 1851 he actively promoted his "New Emigrant Route" and got capital from the merchants of Marysville, California to develop it. Beckwourth guided the first wagon train through the Pass in late July or early August 1851. When it arrived in Marysville in September 1851, there was so much celebration that the town almost burned down.

At about that time Beckwourth met T. D. Bonner. Bonner was the former president of the New Hampshire Temperance Society who had been forced to emigrate to California when he started drinking again. He became a justice of the peace in Butte County, California where Beckwourth met him. In the spring of 1852, Beckwourth had decided to settle in the "pleasant valley" that lay to the west of Beckwourth Pass. There he built a house and hotel for the travelers coming through the Pass. It developed into one of the main entry points for pioneers coming to California. In October 1854 Bonner came to live in Beckwourth's hotel, and he contracted to write Beckwourth's "autobiography." By June of 1855 Bonner was back east and had signed a contract with Harper and Brothers in New York to publish it. When it came out in 1856 its tall tales and exciting adventures made it a bestseller, and Beckwourth became an instant celebrity.


Galería de fotos

– Courtesy True West Archives/Library of Congress –

– Courtesy Robert G. McCubbin Collection –

Related Posts

James Ford led a double life in the early 1800s. He was a landowner, businessman&hellip

Tradition says that Jesse and Frank James pulled their first bank heist on February 13,&hellip

Jim Beckwourth is best known for his mountain man exploits, but he was also an&hellip

Tom Augherton, an Arizona-based freelance writer, suggests a tour of the museum at El Alisal, Charles Lummis’s home, is the place to start when in search of the author-activist’s legacy.


Ver el vídeo: Jim Bridger (Agosto 2022).